Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Margarita Roa

RICAURTE, CARRIZOSA Y PRIETO 1950-1975
Un legado de las firmas de arquitectura en Colombia

INFORMACIÓN:

Nombre: Margarita Roa Rojas

Profesión: Arquitecta

Estudios: Universidad Nacional de Colombia (pregrado), Universidad Politécnica de Cataluña (maestría y doctorado)

Institución vinculada: Universidad San Buenaventura, Cali

CURRICULUM VITAE:

Arquitecta Universidad Nacional de Colombia, Bogotá (2003) Magíster en Restauración de Monumentos de Arquitectura (2006), Magíster (2008) y Doctora en Teoría e Historia de la Arquitectura (2017), Universidad Politécnica de Cataluña, Barcelona.

Experiencia laboral e investigativa en arquitectura moderna; espacio doméstico y modos de vida; arquitectura y fotografía; bienes de interés cultural inmueble. Proyectos de investigación y publicaciones sobre arquitectura moderna en Colombia; arquitectura moderna y fotografía; patrimonio cultural. Investigadora de la línea de análisis de proyectos arquitectónicos en el grupo “Arquitectura, Urbanismo y Estética” de la Universidad de San Buenaventura Cali y del Grupo “FORM+” de la Universidad Politécnica de Cataluña.

Profesora asociada de la USB Cali en las áreas de Proyectos y Teoría e Historia de la Arquitectura, profesora invitada en las Maestrías de Arquitectura de la Universidad Nacional (sedes Bogotá y Medellín) y en la Universidad del Valle. Colaboración con diferentes entidades en Colombia y España con trabajos sobre intervención y conservación del patrimonio y arquitectura moderna, ciudad y fotografía.

Mención de Honor en la XXVI Bienal Colombiana de Arquitectura (2018) en la categoría de “Investigación, Teoría y Crítica” con la tesis de doctorado La transformación del espacio doméstico y de los modos de vida en Bogotá 1945-1959.Las casas de las firmas Herrera & Nieto Cano y Ricaurte, Carrizosa & Prieto.

Reseña:

La firma Ricaurte, Carrizosa y Prieto caracterizó ejemplarmente el momento cumbre de la producción arquitectónica colombiana de mediados del siglo XX. La variada formación de sus socios, tanto desde la experiencia del oficio como desde la ilusión de las ideas, tuvo como resultado el desarrollo de una arquitectura que se distinguió por su sobriedad y que marcó una pauta dentro de una segunda generación de arquitectos locales, aquellos formados en la primera facultad de arquitectura del país.

Basada en el trabajo en equipo, la firma hizo parte de un gremio creciente y productivo que se comprometió activamente con la modernización de las ciudades colombianas, a través de una importante trayectoria en la producción de vivienda, edificios comerciales, conjuntos institucionales y culturales, entre otros.

A partir de la revisión transversal de algunas estrategias y transformaciones a nivel urbano, arquitectónico y técnico ilustradas en los proyectos más representativos de la firma durante 25 años, así como en la divulgación y vigencia de su obra, se puede evidenciar de qué manera los modos de ejercer el oficio constituyeron un legado fundamental en la construcción de la modernidad en Colombia.

“Este amanecer de la arquitectura colombiana con su honestidad en el diseño, la exaltación de sus estructuras, su sobriedad formal y tantas otras cualidades que se identifican con lo orgánico, seguramente tendrá, pasado el tiempo, el comentador que le asigne la legítima posición que le corresponde en el cuadro de la actual cultura colombiana. Lo que pueda decirse o escribirse ahora, en que el acontecimiento está demasiado fresco, demasiado próximo, no es más que ropaje transitorio más o menos matizado de elogios. Hay que admitir, que por la acción conjunta de las circunstancias ya anotadas, los balbuceos de hace no más de tres décadas llamaron a las formas, invitaron a los procedimientos técnicos, acudieron a los materiales autóctonos y tras un breve discurrir se están concertando en diseños y en acciones coordinadas, y alcanzando una posición que busca la unidad. Que el juicio severo de la historia sea favorable o nó, esta primera etapa de la arquitectura moderna colombiana tiene desde ahora asegurado el mérito incontrovertible que corresponde a toda iniciativa, a todo primer esfuerzo”.

Carlos Martínez. “Arquitectura en Colombia” Ediciones Proa 1963 p.12