Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Centro de Divulgación y Medios
Notas de Prensa

Con maestro italiano de la restauración se abrió Ciclo de conferencias de las artes

Por: Diana González

El pasado jueves 30 de agosto, Renato Olivastri, experto en restauración florentina y en la técnica intarsia, dio apertura al Ciclo de conferencias de las artes de este segundo semestre en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia, con una exposición sobre su experiencia en esta profesión.

Las técnicas de restauración florentina y de incrustación intarsia en objetos y mobiliario en madera fueron los temas sobre los cuales versó la conferencia del maestro italiano Olivastri, el primero de los invitados al segundo ciclo de este año de las conferencias de la Facultad de Artes, un espacio académico y de reflexión organizado por el Centro de Divulgación y Medios que, en esta oportunidad, contó con el apoyo de la Escuela de Artes y Oficios Santo Domingo y el Instituto Taller de Creación de la universidad.

Durante el evento académico y mediante imágenes que dejaban ver los detalles, el maestro enseñó al auditorio varias de las innumerables piezas mobiliarias que ha restaurado en sus más de 35 años de experiencia profesional y dio una breve explicación del proceso de algunas de ellas. A muchas las restauró con una de las técnicas que domina: la de incrustación, y con algunas tuvo que recurrir a la de intarsia, una compleja técnica en la que hace uso de unas cintillas a manera de marcos que se incrustan, por lo general, en los bordes del objeto y que, según el maestro, son características de la época renacentista.

Renato Olivastri. Archivo personal

Así mismo, hizo una reseña de la importancia y factor de demanda de la restauración en Italia en épocas determinadas como cuando, por ejemplo, en 1966 una inundación provocada por el río Arno obligó a los restauradores de la época a trabajar incesantemente en la recuperación de, entre otros, muebles y objetos de arte y decoración afectados por el fenómeno. Además, habló de su pasión por la profesión, la cual empezó a ejercer desde una temprana edad, primero como carpintero a los 14 años y luego, como restaurador profesional desde los 24.

La mayor parte de los muebles y objetos que ha pasado por sus manos ha sido intervenida en su taller –ubicado en la ciudad de Florencia– según la necesidad, es decir, con el fin de restaurar en el mejor de los casos o para reconstruir, en el peor de ellos. Por ello, tiene en su taller una reserva de maderas, muchas de ellas de uso antiguo que ha podido rescatar y que guarda para cuando se presenta la oportunidad de utilizarlas.

“Tiene algunas guardadas, recuperadas de muebles que ya no son restaurables, que ya no son recuperables, pero siempre está en la búsqueda de maderas viejas, está constantemente de recolector de maderas viejas”, explicó Camila Laordi, la artista y traductora de Olivastri –durante el evento académico–, al final de la conferencia cuando uno de los periodistas del Centro de Divulgación de la facultad interrogó al maestro sobre su forma de obtención de la materia prima.

Renato Olivastri. Archivo personal

Además de objetos de arte y de decoración antiguos, las pinturas sobre madera, así mismo, hacen parte de su trabajo de restauración, pues a ellas también las interviene, algunas veces, con incrustaciones de ébano y marfil. Todo depende de la data, estilo y procedencia del objeto a restaurar.

Su nombre y habilidades han trascendido fronteras como él mismo, pues de su natal Bérgamo pasó a residir en Florencia, a frecuentar –cuando su trabajo se lo permite, especialmente en el mes de agosto, cuando allí cesan las actividades– países como Colombia, Brasil, Israel, Serbia, Croacia y Albania en calidad de maestro invitado en eventos académicos y ahora trabaja para un museo en Austria.

“El trabajo del museo lo hace en su taller, a él le mandan los muebles. En un mueble se demora bastante tiempo, pero él está dedicado a restaurarlos estructuralmente, en acabados y en incrustación. En los dos últimos muebles que nos mostró él tiene calculado entre nueve meses y un año de trabajo”, aseguró Camila tras traducir la explicación del maestro ante una pregunta sobre su trabajo en el museo.

Y aunque en la actualidad son pocos los restauradores que se especializan en las técnicas de incrustación, a los osados el maestro Olivastri –con palabras suyas, pero en la voz de Camila– envía una recomendación: “Es un momento difícil, pero si uno tiene pasión uno tiene que encontrar la forma de seguir su camino. Yo trabajo a la antigua, es decir, solo, pero el consejo es no trabajar solo. Hay que ser administrativos, hay que utilizar técnicas nuevas, hay que hacer relaciones sociales, hay que buscar asociaciones porque esto crea posibilidades”.

Y agregó: “Es mucho trabajo, ya no es como antes. Hace unos años en algún momento estabas ahí y el trabajo te llegaba, pero ahora tienes que buscarlo”.

De esta manera el maestro florentino se despidió de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional, no obstante, estará en Colombia hasta el próximo jueves 6 de septiembre.