Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Centro de Divulgación y Medios
Notas de Prensa

El CREA en voz de Edmon Castell

Por: Pablo Enrique Triana Ballesteros

Conozca el Centro de Pensamiento y Acción de las Artes para el Acuerdo Social (CREA) a través de una entrevista con su excoordinador.

El Centro de Divulgación y Medios de la Facultad de Artes (CDM) de la Universidad Nacional de Colombia habló con el profesor Edmon Castell, quien se desempeñó hasta hace muy poco como el coordinador del Centro de Pensamiento y Acción de las Artes para el Acuerdo Social (CREA) para entender bien qué es, cómo funciona, cuál es su importancia y el horizonte que se dibuja ante él.

CDM: ¿Qué es el CREA y cuál es su función dentro de este Centro?

Castell: Desde su conformación, el Centro de Pensamiento y Acción de las Artes para el Acuerdo Social (CREA) ha venido siendo una plataforma de la Universidad Nacional de Colombia para generar acciones e insumos de política pública desde las artes, el patrimonio cultural y la cultura para la construcción de nuevas ciudadanías plurales e incluyentes.

CDM: Después de lo que ha pasado con el proceso de paz y todo lo que vino ¿qué ha pasado con el CREA?

Castell: Sin duda, la paz es algo más que una firma. Como lo concebimos los docentes del Centro de Pensamiento y Acción de las Artes, la paz es y será un largo proceso social de cambio social de mentalidades e imaginarios sobre la guerra, los otros, etc. Posiblemente, al final de este proceso descubriremos que la paz en Colombia no era tanto ausencia de violencia como de vida en común, vida compartida.

CDM: ¿Cuál es la importancia del CREA?

Castell: El Centro de Pensamiento y Acción de las Artes ha tratado de pensar y desarrollar conceptos críticos tomados desde las artes para, frente precisamente los imaginarios del odio y la guerra, fortalecer el tejido cultural y configurar una mitopoiesis o ‘memoria poética del conflicto colombiano’ que dé voz a las personas y a las comunidades para luchar contra la mercantilización de las culturas vivas y la desposesión cultural. Sin duda, el del Centro de Pensamiento y Acción de las Artes es un tipo de pensamiento sensible que, a partir de la empatía, buscar hacer frente al ‘miedo del miedo’ que ha permeado a gran parte de la sociedad y que se ha perpetuado demasiado tiempo en Colombia.

CDM:¿Qué se debería hacer al respecto?

Castell: Con muchas dificultades y limitaciones de recursos, las propuestas concebidas por el Centro de Pensamiento y Acción de las Artes —como, entre otras, los talleres de escrituras creativas con ex-insurgentes, la cátedra en museología sobre bienes comunes y derechos culturales, la exposición sobre los paisajes de la vida cotidiana, etc. entre otras —han hecho parte de una agenda de acciones públicas que, frente la deriva neoliberal de las políticas culturales, ha tratado de movilizar las emociones, la sensibilidad y la inteligencia ciudadanas a favor de la paz, la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición y, de esta forma, promover el cambio cultural para el acuerdo social.

CDM: Tal y como están las cosas ¿cuál es el futuro del CREA?

Castell: Al hacer balance de mi coordinación, me doy cuenta de que nuestro centro de pensamiento es un proyecto que debe pensarse desde el largo aliento. Más allá de dificultades, limitaciones y algunos vetos, desde el Centro de Pensamiento y Acción de las Artes estamos cultivando una nueva experiencia de pensamiento que es crítica y sensible al mismo tiempo.

Efectivamente, el confinamiento que viene de lejos nos ha ido aislando unos de los otros, pero vale la pena decir lo estamos viviendo juntos. De algún modo, dentro de la crisis civilizatoria —y también la catástrofe actual —que llevamos tiempo viviendo, las Artes pueden ayudarnos a rescatar de nuestra ‘desmemoria el concepto de género humano y la noción de bien común. Tal vez los hilos éticos más valiosos con los cuales comenzar a tejer un modo de vida otro y otra sensibilidad’.

En este rescate, las Artes son fundamentales para explorar otras formas de pensar que, como diría el escritor Albert Camus, al "aprender de nuevo a ver y prestar atención", conciernen menos a una consciencia que está "frente" al mundo que a una experiencia de pensamiento que está "en" y "con" el mundo.

Estas experiencias de pensamiento, sensibles y críticas a la vez, son absolutamente necesarias para aprender a ver, transformar el malestar social —y la ‘crisis de la presencia’ que nos permean social y culturalmente —y experimentar nuevas formas de vivir en común, incluso en momentos de catástrofe. Posiblemente, uno de los retos actuales de las Artes sea desarrollar las mitopoiesis necesarias que, a partir de nuevas imágenes y narraciones, contrarresten a aquellos agentes y aquellas políticas que, amparados en el lenguaje de la crisis y la catástrofe —‘distanciamiento social’, ‘guerra’... —, tratan de imponer una ‘restauración intacta de la estructuras’, que soportan el malestar social y la ‘crisis de la presencia’ que nos han estado permeando social y culturalmente, en Colombia y en el mundo. Es por todo ello que las Artes —y el mismo Centro de Pensamiento y Acción de las Artes —tienen sentido no solo hoy, sino mañana y pasado mañana y todos los meses y años que vendrán. Las Artes deberían servir para contarnos, como diría el gran William Morris, "cómo vivimos y cómo podríamos vivir".