Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Centro de Divulgación y Medios
Notas de Prensa

Los resultados del TaDIC

Por: Pablo Enrique Triana Ballesteros

En una sesión especial del Ciclo de Conferencias de las Artes se presentaron algunas de las mejores experiencias del ambicioso ejercicio que se desarrolló en Tumaco.

Desde la elaboración de la propia mesa de trabajo en la que se desarrollaría el ejercicio hasta una mesa de marimba plegable, los profesores Andrés Sicard, Federico Demmer, y Fabio Fajardo presentaron por estos días, en el auditorio Juan Herkrath Müller de la Facultad de Ciencias algunos de los proyectos más sobresalientes del TaDIC, así como una enriquecedora síntesis de sus experiencias durante el acompañamiento de esta actividad.

El profesor Andrés Sicard explica algunos de los resultados del TaDIC. Foto: Pablo Triana.

El Taller de Diseño e Innovación Comunitaria (TaDIC) es un ejercicio multidisciplinar con el que la Universidad Nacional de Colombia busca escuchar e interactuar con las comunidades en sus contextos locales, atendiendo a sus necesidades, no para imponerles un sistema de pensamiento o unas soluciones ajenas, sino, por el contrario, para propiciar el diálogo e intercambio de saberes y conocimiento entre académicos y agentes sociales de cada territorio y re-construir un mundo mejor a partir de la empatía, la diversidad y la creatividad.

La fabricación de harina de plátano (platarina) fue una de las ideas que se les ocurrió a los integrantes del TaDIC para resolver el problema de abundancia de plátano que hay en la región. Foto: Pablo Triana.

“El origen de este ejercicio tiene un punto de partida en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) desde la ingeniería y tiene por nombre espacios de International Development Design Summits (IDDS) y desde esa experiencia que se viene implementando alrededor del mundo en múltiples ocasiones, logramos implementarla en Colombia cuatro veces, hasta que, en esta ocasión, la Universidad Nacional asumió que tenía la capacidad, la fuerza y el conocimiento para plantear el diseño de un prototipo propio, inspirado en el modelo original”, explicó Andrés Sicard en una entrevista otorgada al Centro de Divulgación y Medios de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia.

Prototipo del diseño para fabricar la 'platarina'. Foto: Pablo Triana.

Algo novedoso en esta adaptación es que aparece la consciencia de que el diseño y la innovación social no solo se dan desde la ingeniería sino desde muchos ámbitos y en este sentido, el TaDIC se nutre bastante de la transversalidad disciplinar y es por esto que la Facultad de Artes es un agente muy importante dentro de esta iniciativa, al igual que otras facultades y departamentos, como sociología, física, antropología, química, agronomía, psicología, y filosofía.

Prototipo terminado del molino para fabricar ´platarina' de forma sostenible y amigable con el ambiente. Foto: Pablo Triana.

“Es parte esencial del espíritu del ejercicio, que sea absolutamente transversal, interdisciplinar, intercultural, intergeneracional e interétnico”, complementa Sicard, quién, a su vez, afirma que el rol, por citar tan solo un ejemplo, de la filosofía en una actividad como esta es vital porque los enfoques y perspectivas que abren sus modelos de pensamiento o, justamente, el custionamiento a estos modelos de pensamiento tradicionales, en las búsquedas pragmáticas de los talleres se vuelven “poderosísimas” en ese ejercicio de diálogo.

El profesor Federico Demmer exponiendo algunos resultados del TaDIC. Foto: Pablo Triana.

Fue así como cada equipo de trabajo estaba integrado por profesores de diferentes carreras, estudiantes de maestría y de pregrado, igualmente, de diversas disciplinas y, por supuesto, miembros de las comunidades de Tumaco, sin quienes nada de esto hubiera tenido propósito alguno. La primera tarea que debieron enfrentar estos grupos fue diseñar y construir la mesa de trabajo que les acompañaría durante toda la experiencia. Pero la cosa no terminaba ahí, luego de diseñada y construida, todos los miembros (alrededor de 12) debían subirse al unísono sobre la mesa y demostrar que aguantaba, esa era la evaluación inicial.

Dos integrantes de la comunidad trabajan en el diseño de la mesa plegable de la marimba. Foto: Pablo Triana.

Y así, todos los demás ejercicios que vinieron de ahí en adelante buscaron dar soluciones ingeniosas a problemas cotidianos planteados por las comunidades, a partir del trabajo colaborativo, de manera sostenible y amigable con el medio ambiente, pero a la vez muy práctica y funcional.

El profesor Federico Demmer explica el diseño de un bombo típico de la región con el que se busca evitar el desperdicio de madera. Foto: Pablo Triana.

“De nada nos servía hacer un bombo (otro de los ejercicios destacados durante la conferencia) solucionando el problema del desperdicio de madera que se suele dar en la manera tradicional cuando se toma un trozo de tronco grandísimo para raspar y calar su centro hasta que quede un cilindro hueco, y proponer una forma alternativa, como se hizo, juntando varias tablas de madera hasta formar el mismo cilindro, economizando así un montón de material, si al final el bombo no sonaba como debía sonar”, comenta el profesor Federico Demmer, para ilustrar un poco el sentido de este pragmatismo que también implicaba el ejercicio.

El profesor Fabio Fajardo, coordinador general del TaDIC, expone el balance general del ejercicio.

Al mismo tiempo, el docente resalta que la amenaza más grande que se ciñe, no solo sobre lo que ha alcanzado el TaDIC, sino sobre toda la sostenibilidad y vida de las comunidades con su entorno, es el modelo extractivista que se quiere imponer, no solo en la región, sino en todo el país, y al que poco o nada le interesa preservar y cuidar el medio ambiente, ni mucho menos los saberes y tradiciones de las comunidades.

El evento se llevó a cabo desde el 27 de julio hasta el 12 de agosto de 2019 y contó con la participación de profesores y profesionales de varias disciplinas como diseño, música, física, psicología; e incluso de otras universidades como la Mont Blanc de Cánada, la Universidad de Illinois y la Universidad de Waterloo. Del mismo modo, también se contó con la participación y el apoyo del Instituto de Estudios del Pacífico y, por supuesto, de la Sede y la comunidad de Tumaco, sin quienes todo este trabajo no habría tenido propósito alguno.