Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Centro de Divulgación y Medios
Notas de Prensa

Lo que tienen que decir el arte y el psicoanálisis del cuerpo y la “discapacidad”

Por: Diana González

Una reflexión en torno al concepto dado por diferentes estamentos político-sociales y religiosos al cuerpo “discapacitado” –pero desde el arte–, ofrecieron tres profesores de la Universidad Nacional (U.N.) al auditorio del Ciclo de Conferencias de las Artes el pasado jueves 30 de mayo. ¿Qué es realmente el cuerpo?, y ¿existe o no la discapacidad?, fueron dos de las preguntas sobre las cuales disertaron y a partir de las cuales explicaron sus posiciones frente a este tema.

El diseñador gráfico y profesor Carlos Riaño fue el primero de los panelistas en introducir el tema, pues según comentó, este es uno de los ejes que desde la Universidad Nacional han venido abordando distintas disciplinas, distintas asignaturas, entre ellas la electiva de posgrado Imágenes de la discapacidad, que tiene a su cargo.

¿Cómo es la discapacidad que aparece en las imágenes del arte y en los distintos medios?, ¿cuál es el discurso que, a través de las imágenes, se construye sobre discapacidad?, ¿cómo se hace evidente la relación entre el cuerpo discapacitado que se representa y el real?, ¿existe verdaderamente la discapacidad?, ¿acaso existe solo en imágenes?

Estas preguntas, que hicieron parte de su intervención durante la conferencia, son motivo de constante inquietud en la asignatura que dicta, debido a que, según comentó en entrevista otorgada al Centro de Divulgación y Medios de la Facultad de Artes, ningún análisis o aproximación teórica al tema de la discapacidad sería suficiente sino se piensa en las relaciones simbólicas que hay en las imágenes, particularmente, en las creadas desde el arte.

"Cuerpo, arte y (dis)Capacidad" fue el nombre de la más reciente sesión del Ciclo de Conferencias de las Artes. En la imagen, San Francisco curando a los leprosos -relieve en mármol del escultor español Agustín Querol-, una de las obras que referenció el profesor Riaño. Foto: museodelprado.es

Por eso, a través de la proyección en pantalla de una serie de imágenes icónicas del arte occidental, se refirió a las formas en que la discapacidad ha existido en este ámbito, pero sobre todo, a las maneras en que –desde el curso– se ha abordado y reflexionado sobre la amplitud del concepto y sus implicaciones en la sociedad actual colombiana.

“La (dis)Capacidad no existe. Ese dis, entre paréntesis en la frase, alude a la preocupación transversal al curso que tiene que ver con que no pensamos en que la discapacidad exista como una idea fija, como un objeto del cual las imágenes parecen ser un reflejo, sino que pensamos que, a través de las imágenes, se construyen esas ideas de discapacidad y, por supuesto, el arte busca interrogar eso de manera radical”, manifestó el profesor Riaño.

Entre las imágenes que presentó al auditorio estuvo la obra San Francisco curando a los leprosos, un relieve en mármol del escultor español Agustín Querol, que data de 1895 y que hoy hace parte de las adquisiciones del Museo del Prado.

En ella –así como en muchas otras obras religiosas del arte de Occidente–, según reveló el profesor, la discapacidad existe solo como un elemento decorativo, porque el interés real en las representaciones místicas o religiosas es el de otorgar importancia a un personaje, a una deidad.

“Allí no existe una representación del cuerpo descarnado porque lo que importa es destacar esa habilidad del sujeto adecuado. Es decir, hay un énfasis en la composición que destaca la figura del santo, lo demás es un acento que se necesita para destacar esa figura. En esta imagen uno esperaría ver la representación de cuerpos desgarrados o descarnados, pero con lo que se encuentra es con una cierta idealización”, aclaró sobre la obra de Querol.

A su turno, el artista plástico y profesor David Lozano, de la Facultad de Artes de la U.N., enfocó su discurso en el tema “cuerpo, arte y (dis)Capacidad” y al igual que su antecesor en la conferencia, comenzó su intervención con ciertos interrogantes: ¿qué es el cuerpo?, ¿qué es la vulnerabilidad?, ¿qué es la (dis)Capacidad?, ¿cuál es el espacio del cuerpo en el arte?, ¿cuándo se oculta o se devela el cuerpo de la (dis)Capacidad?, y ante la crueldad de los cuerpos, ¿es posible acudir a su representación simbólica?

Acto seguido, comentó que a los artistas siempre les ha interesado el tema de la discapacidad, pero sobre todo, lo raro, lo singular del cuerpo. Por eso, ellos se han atrevido a mostrar cómo, a través del arte, se pueden penetrar y revelar los agujeros del cuerpo y las manchas negras de la enfermedad sobre la piel.

El profesor Lozano se refirió a las formas en que el tema del cuerpo en el arte ha sido abordado a lo largo del tiempo. En la imagen, Oscar Pistorius, a quien citó durante su intervención. Foto: elpaisonline.com.

“El arte no ve una malformación en el cuerpo, sino lo singular, Es decir, al arte le interesa la belleza del cuerpo, pero también le interesa el cuerpo herido y el cuerpo desfigurado, el monstruo, el cuerpo técnico de las máquinas y, en este sentido, me refiero al cuerpo 2.0 y al de los ciborgs, pero siempre referido a ese límite: el cuerpo sano, el cuerpo enfermo, la malformación y la discapacidad”, recalcó al respecto el profesor Lozano.

Sobre este interés explícito del arte, indicó que se debe a la necesidad de darle voz al sujeto, de destapar sus agujeros para permitir que él y su cuerpo se pronuncien. Esto, debido a que, según el profesor, los agujeros del sujeto le permiten realmente establecer su relación de comunicación con el mundo.

“Es ahí donde ve, donde habla, donde escucha, donde su sexualidad realmente tiene expresión, por el ano, por la vagina, por el pene, son todos agujeros en general, pero han sido normatizados por la ciencia, lo político y lo jurídico, cuando deberían ser administrados por el propio sujeto, porque es a él al que esto le compete”, afirmó.

También, se refirió al cuerpo del sujeto o cuerpo del performance, que, de acuerdo con su argumentación, está vinculado al agotamiento de la representación del cuerpo en el arte y, por tanto, el cuerpo del artista pasa a ser la propia pantalla, el medio.

Luego, presentó en tres momentos las formas en que el tema del cuerpo en el arte ha sido abordado a lo largo del tiempo: en el primero, cuerpos para ser vistos o cuerpos en el arte; en el segundo se refirió al cuerpo minusválido o el cuerpo para ocultar, y en el tercero, al súper cuerpo, es decir, al cuerpo 2.0, cuerpos de exhibición o cuerpos del espectáculo.

En este último ítem, por ejemplo, citó al famoso atleta sudafricano Oscar Pistorius, el primer corredor con piernas artificiales –prótesis transtibiales construidas en fibra de carbono– que compitió en unos Juegos Olímpicos. A partir de este caso, aseguró que hay una serie de preguntas sobre esos cuerpos súper potentes, ¿cuáles son sus límites, hay una superación de ese cuerpo a partir de la falta de uno de sus miembros?

Una de las conclusiones, entonces, a las que llegaron –él y los otros dos ponentes– es que el cuerpo no es la anatomía, no es la carne ni tampoco los huesos, sino que el cuerpo es la psique, tema al que se refirió el psicoanalista y profesor Juan Carlos Suzunaga, también invitado al evento académico.

De acuerdo con el profesor Suzunaga, en el psicoanálisis no existe la discapacidad porque "sí escucha al sujeto, escucha una experiencia de un sistema corporal que es su propia historia". Foto: discapacidades.nexos.com.mx

En este sentido, el psicoanalista se refirió a los cambios de noción sobre el cuerpo antes y después de la modernidad y la era contemporánea, pues según su concepción, es totalmente diferente. Por ejemplo, mencionó que para los griegos, en el siglo V antes de Cristo, el cuerpo no estaba separado, sino que existía en su relación con el alma y, también, con la mente. “Lo que el cuerpo muestra es lo que muestra el espíritu, el alma. No hay una separación cuerpo-mente como sí en el cristianismo y la modernidad”, aclaró.

Así mismo, afirmó que, desde la modernidad hasta la actualidad, la medicina “ha tomado al cuerpo como un cadáver viviente”, como una anatomía sin historia y, por tanto, es esta la que ha propiciado la aparición de la discapacidad como concepto.

“Esto sucede en un momento en que el sistema de salud no reconoce al sujeto, sino que reconoce a un organismo que se adapta al medio y que tiene que funcionar en una sociedad capitalista. Es decir, la discapacidad toma la disfunción de un cuerpo y no escucha las marcas o el esquema corporal que tiene un sujeto y que es su propia historia. Por tanto, yo sí pongo en tela de juicio la discapacidad”, aseveró el profesor Suzunaga.

Desde esta perspectiva, dijo que en el psicoanálisis no existe la discapacidad porque sí se escucha al sujeto, se escucha una experiencia de un sistema corporal que es su propia historia.

También, explicó que el prefijo dis alude a una imposibilidad, a una dificultad, al mal y a lo que es desagradable, un tema del cual siempre se ha ocupado el arte. “El arte muestra una época y señala lo que no se puede tratar. El arte de la modernidad señala lo insoportable, lo que la modernidad no quiere escuchar y no quiere ver”, concluyó.

Esta sesión del Ciclo de Conferencias de las Artes, del Centro de Divulgación y Medios, contó con el apoyo de la Maestría en Diseño de la Facultad de Artes de la U.N., pues, en este caso y según el profesor Riaño, se buscó reflexionar “sobre las categorías que están en juego cuando pensamos en una sociedad que debe ser incluyente, […], porque el arte está llamado a mover, a dinamizar los conceptos y, por eso, es importante”.