Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Centro de Divulgación y Medios
Notas de Prensa

TaDIC, un ejercicio de escucha y diálogo en Tumaco como aporte a la consolidación de la paz

Por: Pablo Triana B.

Pese al proceso de paz firmado en Colombia, algunas instituciones denuncian que los índices de violencia -en época de posacuerdo- en Departamentos como Nariño y Cauca se han incrementado. Frente a esta problemática, la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) ha venido desarrollando una estrategia denominada TaDIC, con la que busca la reconstrucción de tejido social en la zona de influencia del municipio de Tumaco.

El Taller de Diseño e Innovación Comunitaria (TaDIC) es un ejercicio multidisciplinar con el que la Universidad Nacional de Colombia busca escuchar e interactuar con las comunidades en sus contextos locales, atendiendo a sus necesidades, no para imponerles un sistema de pensamiento o unas soluciones ajenas, sino, por el contrario, para propiciar el diálogo e intercambio de saberes y conocimiento entre académicos y agentes sociales de cada territorio y re-construir un mundo mejor a partir de la empatía, la diversidad y la creatividad.

“Vinimos a colaborar con las comunidades y a aprender de ellas, a la vez que desarrollamos iniciativas que buscan solucionar problemas que ellas mismas plantean al inicio de la experiencia. Es un modelo completamente opuesto a lo que tradicionalmente se hace, en tanto que lo que uno ve, normalmente, es que las instituciones vienen a los territorios para involucrar a las comunidades en una dinámica que no es propia de ellas, como por ejemplo, el modelo extractivista. Y lo que suele suceder es que dichas comunidades terminan participando, pero al servicio de esos modelos. Eso es lo que nos diferencia completamente a nosotros y al TaDIC porque partimos de escucharlas e involucrar sus saberes tradicionales y ancestrales, ya que nuestro interés es que toda esta experiencia sirva para empoderarlas y hacer que puedan continuar con su forma de relacionarse en el territorio de una manera potencializada por el ejercicio, pero a su manera al fin y al cabo”, explica Federico Demmer, profesor de la Facultad de Artes.

Esta es una iniciativa desarrollada por la Facultad de Ciencias en colaboración con la Facultades de Artes de la Universidad Nacional de Colombia, cuya propuesta fundamental fue sensibilizar a un grupo de 100 personas (casi el 50% compuesto por miembros y líderes de las comunidades) en el municipio de Tumaco (Nariño) que cohabitaron durante 12 días para realizar ejercicios de conocimiento, asociados al pensamiento de diseño.

El evento se llevó a cabo desde el 27 de julio hasta el 12 de agosto de 2019 y contó con la participación de profesores y profesionales de varias disciplinas como diseño, música, física, psicología; e incluso de otras universidades como la Mont Blanc de Cánada, la Universidad de Illinois y la Universidad de Waterloo. Del mismo modo, también se contó con la participación y el apoyo del Instituto de Estudios del Pacífico y, por supuesto, de la comunidad de Tumaco, sin quienes todo este trabajo no habría tenido propósito alguno.

De acuerdo con el profesor Fabio Fajardo, del Departamento de Física de la Universidad Nacional de Colombia, el TaDIC consta de tres etapas: en la primera se realiza un trabajo comunitario a manera de familiarización y de contexto para que comiencen a identificarse y a plantear las necesidades y oportunidades propias de la comunidad. En la segunda, comienza la realización de actividades del tipo “hágalo usted mismo”, con las cuales se busca demostrar que todas las personas son creativas y tienen habilidades de trabajo que pueden potencializar sus saberes tradicionales, optimizando recursos y buscando nuevos caminos de sostenibilidad y amigabilidad con el medio ambiente. Y la tercera, consiste en la construcción de prototipos, que son unas soluciones incipientes para los problemas planteados inicialmente.

Durante esos días los miembros de la comunidad realizaron desafíos de diseño como la construcción de una bomba manual de agua, cortadores en tiras extraídas de botellas PET, la construcción de la mesa de trabajo en la que iban a comenzar a desarrollar todas estas ideas y hasta el diseño a largo plazo de un parque aledaño a un relleno sanitario que afecta a la población local.

“Les enseñamos a hacer prototipos o modelos rápidos con el fin de que cuando vuelvan a sus comunidades, el diálogo sea mucho más rico y pueda haber una transferencia y una réplica mucho más eficaz y asertiva”, comenta Fajardo.

Pero no solo los participantes de las comunidades se nutren y aprenden del TaDIC, pues como afirma Andrés Sicard, profesor de la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad Nacional de Colombia: “experiencias como estas hacen que el diseño descentre su mirada de la cosa y de la producción de cosas, objetos, o artefactualidad para entrar en la dimensión de la construcción de la cultura y los desafíos sociales de un territorio”.

Con respecto a la continua inconformidad de los agentes locales -frente a que las universidades e instituciones suelen ir a sus territorios para aplicar estos programas y luego se marchan sin dar seguimiento ni acompañamiento a las experiencias que se plantean-, Juan de La Rosa Munar, profesor de Diseño, coincide con el resto de los profesores mencionados anteriormente al explicar que lo que se les entrega a las comunidades no es un producto como tal, sino una visión idealizada para que ellas mismas se apropien del asunto y comiencen a construir senderos encaminados hacia esa visión de futuro.

Así mismo, el TaDIC se proyecta como una experiencia que, próximamente, busca replicarse en otras regiones del país, como en La Paz (Cesar) y Bojayá (Chocó), para atender las necesidades y particularidades específicas de cada municipio en los que el tejido social empieza a reconfigurar las nociones de ciudadanía, construcción de paz y de modelos de negocio sostenibles.