Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Centro de Divulgación y Medios
Notas de Prensa

Con imágenes rupestres e ilustraciones, ICANH reconstruye el pasado de ocupación colombiana

Por: Diana González

Identificar, datar e interpretar imágenes del pasado de antiguas poblaciones que habitaron el territorio colombiano y generar un sistema de señalización museográfica para parques arqueológicos con un componente de ilustración, son dos de los proyectos de investigación en los que trabaja el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH). En días pasados, dos de sus expertos estuvieron en el Ciclo de Conferencias de las Artes de la Universidad Nacional (U.N.), hablando de estas iniciativas.

La serranía de Chiribiquete, entre Guaviare y Caquetá; la zona de La Mojana, en Sucre, y el Parque Arqueológico de Tierradentro, en el Cauca, son tres de los casos emblemáticos patrimoniales que –a partir de imágenes antiguas– estudia el ICANH y que presentó durante su intervención el antropólogo Fernando Montejo, coordinador del Grupo de Patrimonio de esa entidad, pues según indicó, estos son representativos de épocas remotas de ocupación prehispánica en territorio colombiano.

“Las imágenes estudiadas nos remiten a un pasado remoto, a un pasado que tiene que ver con parte de la historia de ocupación humana y de actividades humanas desarrolladas en lo que actualmente conocemos como Colombia”, reveló Montejo al Centro de Divulgación y Medios –instancia organizadora del espacio de diálogo y reflexión–, poco antes de dar inicio a la conferencia.

El antropólogo se refiere no solo a imágenes, pinturas rupestres, petroglifos y pictogramas hallados en esos tres lugares –resultado de técnicas y procedimientos arqueológicos a cargo del ICANH–, sino también, a espacios naturales que, a pesar de sus transformaciones, permiten evidenciar “unas imágenes muy interesantes sobre posibles paisajes remotos”.

Chibiriquete es uno de los sitios arqueológicos con mayor número de hallazgos de arte rupestre en el país. En la foto, pared con trazos ancestrales en esta serranía. Foto: Fernando Urbina. Fuente: revistaarcadia.com.

Pero no solo eso, con base en métodos propios de la arqueología, el ICANH ha logrado identificar e interpretar aspectos del pasado de culturas muy antiguas, a partir del estudio de objetos cerámicos, elementos en roca, textiles, restos óseos humanos y animales.

Precisamente, el territorio de La Mojana –en donde el ICANH ha venido trabajando hace casi 20 años– contiene vestigios arqueológicos de gran importancia que remiten a distintos procesos sociales de culturas asentadas allí desde hace aproximadamente 12.000 años.

“Los arqueólogos siempre trabajamos en una dimensión temporal y espacial que son los elementos principales para ubicar e interpretar todos los contextos”, comentó Montejo al explicar que esa dimensión es la que les ha permitido generar múltiples posibilidades de reconstrucción de la historia de ocupación humana en el territorio que hoy pertenece a Colombia.

Entre las imágenes rupestres que ha venido estudiando el ICANH y que presentó Montejo, se encuentran algunas representativas de sitios de enterramientos o hipogeos, especialmente de Tierradentro, pues estos fueron muy abundantes en la región. Estas construcciones subterráneas en la cima de las montañas datan de entre el año 600 y el 900 d.C., según evidenciaron los resultados de la prueba carbono 14 que fue aplicada al material orgánico encontrado en el interior de los hipogeos.

“Empezamos a ver cómo en el pasado estos sitios de enterramiento son muy distintos a lo que nosotros concebimos hoy como los destinados para ese fin. En tiempos antiguos fue muy común que los enterramientos estuvieran vinculados a la unidad doméstica. Eso ya empieza a marcar unas diferencias notables entre los procesos pasados y lo que nosotros conocemos hoy como prácticas funerarias”, explicó.

La Mojana contiene vestigios arqueológicos de gran importancia que remiten a distintos procesos sociales de culturas asentadas allí desde hace aproximadamente 12.000 años. Foto: eltiempo.com

Con respecto a las pinturas halladas en la serranía de Chibiriquete –uno de los sitios arqueológicos con mayor número de hallazgos de arte rupestre en el país–, el experto dijo que hacen alusión a la flora y fauna de la antigua región, a escenas de caza y la vida doméstica, pero que, además, en ellas predomina la figura del jaguar, vinculada, en ciertos casos, al chamanismo.

Algunos de los principales aspectos que, según Montejo, tuvieron en cuenta para la selección y presentación de esos tres casos en la conferencia, son los siguientes: la transformación de los paisajes y de los espacios, porque evocan paisajes antrópicos remotos; las representaciones y pinturas que en uno de los casos está asociado a los hipogeos de Tierradentro, y el “hiperrealismo de las pinturas rupestres relativas a escenarios, fauna y flora del pasado.

Señalética para parques arqueológicos

Durante su intervención, Luisa Fernanda Fuentes, maestra en Conservación del Patrimonio Cultural Inmueble y quien trabaja con el ICANH, dijo que desde esta entidad están desarrollando, junto con la Universidad Externado de Colombia, un proyecto de señalización museográfica para parques arqueológicos, en el que existe un fuerte componente de ilustración.

En la iniciativa, según comentó, trabajan profesionales en museografía, diseñadores gráficos e industriales, arquitectos, artistas y arqueólogos, desde hace dos años y medio, pues su intención es aportar nuevas miradas a los procesos de protección, registro y divulgación de los parques arqueológicos colombianos.

Pintura rupestre en Tierradentro, Cauca. Foto: banrepcultural.org.

“Se trata de un proyecto de divulgación para los parques arqueológicos con un componente de imágenes, de ilustración arqueológica. Lo que trajimos para mostrar es cómo esas ilustraciones de esos sitios o contextos arqueológicos pueden comunicar las maneras en que pudieron haber vivido estas personas o en que pudieron haber sido talladas las estatuas o los hipogeos”, explicó al CDM.

Para Fuentes, esta es una forma de interpretar el pasado con herramientas y tecnologías actuales, aunque ya no desde el sitio arqueológico en sí mismo sino desde las propias ilustraciones de un grupo de profesionales del ICANH.

“También quisimos mostrar en el hoy cómo se trabajan, desde diferentes niveles, las imágenes y representaciones de estos sitios, ya no desde el lugar, sino desde una ilustración arqueológica”, recalcó.

Por ejemplo, para el parque de Tierradentro, están trabajando en el diseño de ilustraciones de hipogeos, pero a partir de modelos digitales, pues lo que buscan es registrar los hallazgos arqueológicos con la más alta calidad posible.

“El trabajo a partir de fotografías, láser-escáner, imágenes de drones, se convierte en insumo para la ilustración”, puntualizó la experta.