Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Centro de Divulgación y Medios
Notas de Prensa

Estudiantes y egresados de artes y ciencias exploran en el aula su universo contrario

Por: Diana González

Así, como una breve exploración de un universo distinto al suyo, podría definirse la actividad que artistas y científicos de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) desarrollaron la semana pasada en el Taller de astronomía y arte, que ofrecieron a la comunidad universitaria las facultades de Artes y Ciencias de la UNAL y que estuvo a cargo del profesor y doctor en astrofísica Santiago Vargas. El resultado: 13 obras pictóricas sobre el cosmos, sometidas a un proceso multiespectral.

Con el propósito de ahondar en la relación que, históricamente, ha existido entre el arte y la astronomía y, de paso, facilitar mucho más la comprensión sobre algunos fenómenos que se producen en el universo, se dio inicio a este taller en una de las aulas del edificio de Diseño Gráfico de la Facultad de Artes, en el campus universitario.

A la invitación asistieron estudiantes y egresados de las facultades de Artes y Ciencias, motivados por esta forma de aproximación hacia la otra disciplina, es decir, al arte desde la ciencia y a la ciencia desde el arte. Y aunque no es una novedad, esta estrategia de organización conjunta de las dos dependencias de la UNAL ha sido muy productiva y de gran interés no solo para profesionales de estos dos programas académicos, sino también para el resto de comunidad universitaria y público en general.

El taller de astronomía y arte hace parte de la estrategia de trabajo conjunto que sobre la relación entre arte y ciencia vienen promoviendo desde el año 2018 las facultades de estas dos disciplinas de la UNAL. Foto: Sergio Ruiz, Centro de Divulgación y Medios.

“Estamos tratando de unir lo que se hace en el arte con lo que se hace en la ciencia para enriquecer estas dos disciplinas a partir de conocimientos que, normalmente, no están conectados”, explicó el profesor Vargas al inicio del evento, pues primero ofreció una conferencia acerca de lo que ha sido la relación histórica entre estas dos áreas del saber.

En su intervención, habló, por ejemplo, de las constelaciones y de cómo ellas han sido objeto de creencias religiosas. De ahí que muchos de sus nombres estén directamente relacionados con seres teogónicos. Ese es el caso de la constelación de Orión, que debe su nombre, precisamente, a “Orión, el cazador”, un gigante de la mitología griega, reconocido por su tamaño y su fuerza.

Así mismo, se refirió a personajes eruditos muy influyentes en el desarrollo de la ciencia y de las expresiones artísticas, como el polímata Leonardo da Vinci, el padre de la ciencia Galileo Galilei y Vincent van Gogh, quien, según el profesor Vargas, es el único pintor que ha logrado representar, fielmente –en términos de la dinámica de fluidos–, las escalas de turbulencia, un campo que, en apariencia, es propio del interés de las disciplinas científicas y tecnológicas.

Estudiantes y egresados de las facultades de Artes y Ciencias asistieron al taller. Foto: Sergio Ruiz, Centro de Divulgación y Medios.

Al respecto, el astrofísico explicó: “La astronomía es, probablemente, el área de la ciencia más antigua que conocemos y tiene una conexión histórica muy fuerte con el arte, porque cuando empezamos a mirar hacia el cielo lo que vimos fue una representación de cosas, como objetos, animales, figuras. Eso hace que, de las ciencias, sea la que más conexiones ha tenido con el arte, porque el arte ha procurado representar los fenómenos astronómicos”.

Astros cósmicos en un solo lugar, astronomía multiespectral

Luego de finalizada su conferencia, el profesor Vargas explicó la dinámica de la segunda fase, es decir, la relativa a la creación artística en la que tanto artistas como científicos debían llevar a la máxima expresión su capacidad de representación del objeto sideral que más les llamara la atención.

Esto, con el fin de percibir cómo se ve el universo según diferentes tipos de radiación, pues de acuerdo con el experto, dependiendo de la emisión de luz a la que haya sido expuesto, la imagen se aprecia de una manera distinta a la inicialmente observada o como realmente es. De ahí que para la actividad haya sido necesario trabajar con vinilos fluorescentes en una cartulina negra.

“Lo que estamos haciendo hoy es tratando de representar algo que en astronomía llamamos astronomía multiespectral y es ver al universo en diferentes tipos de radiación, porque no solo podemos ver al universo en luz visible sino, también, en infrarrojo, microondas, ondas de radio o ultravioleta”, explicó el astrofísico en entrevista para el Centro de Divulgación y Medios (CDM) durante el intermedio del taller.

Al final del ejercicio, los participantes dieron a conocer sus obras y explicaron qué clase de fenómeno u objeto cósmico habían decidido representar. Algunos se inclinaron por las nebulosas, otros por las galaxias y constelaciones, y también, por el conjunto del universo en sí.

La idea de la actividad en su segunda etapa consistió en representar, en cartulina negra, los objetos siderales que más les llamaran la atención. Foto: Sergio Ruiz, Centro de Divulgación y Medios.

Laura Heras, estudiante de artes plásticas y quien asistió al taller, le comentó al CDM que esta actividad fue muy interesante, sobre todo, porque esta le permitió recordar tiempos escolares.

“Me gustó mucho, me pareció muy entretenido y muy educativo. Aprendí muchas cosas de astronomía, pero también retorné a esa área con la que no tenía contacto desde que estaba en la escuela. Además, ver que esto puede ser transversal a mi carrera también me parece muy interesante. Creo que sería algo muy bueno que este tipo de talleres se siguiera realizando”, afirmó la estudiante.

Al igual que Heras, el físico Eduardo Pérez –egresado y quien representó a la constelación de Orión– señaló: “me pareció divertido, me gustó mucho, porque yo soy muy infantil y en este taller pude sacar mi niño interior. Y también, porque este tipo de manifestación artística no la trabajaba desde hace mucho tiempo, aproximadamente 15 años. Sin embargo, nunca había hecho algo como esto”.

Por su parte, el profesor Vargas dijo que el ejercicio desarrollado no era solamente una forma de representar la multiespectralidad de la astronomía, sino que, además, era una manera de despertar aún más la creatividad y una herramienta para ser conscientes de la existencia de la variedad de objetos, formas, colores y fenómenos o eventos que se producen en el universo y que, a simple vista, no logra percibir el ser humano.

No solo podemos ver al universo en luz visible sino, también, en infrarrojo, microondas, ondas de radio o ultravioleta, explicó el astrofísico Santiago Vargas. Foto: Sergio Ruiz, Centro de Divulgación y Medios.

“La ciencia protagoniza gran parte de los cambios del mundo actual y los esfuerzos artísticos por contarlos funcionan bien, porque el arte es una manera distinta de tomar consciencia, aunque no necesariamente brinda explicaciones sobre algo”, aclaró el astrofísico, quien, gracias a las dotes artísticas de su abuelo escultor, incursionó en el arte cuando tenía apenas seis años.

“Mi interés por el arte es muy antiguo porque, de hecho, mi familia es muy artística; mi abuelo, por ejemplo, era escultor. Entonces, desde los 6 años fui relacionándome con el arte, haciendo un poco de escultura y de pintura, aunque luego, me incliné más hacia las ciencias, las matemáticas, la física, la astronomía. Sin embargo, desde hace más o menos 7 años estoy retomando el tema artístico, no solamente en pintura, sino también, y principalmente, en instalaciones de arte”, confesó al CDM el profesor Vargas.