Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Centro de Divulgación y Medios
Notas de Prensa

Universidad al Barrio, un alivio ante la crisis

Por: Pablo Enrique Triana Ballesteros

“UNamos esfuerzos por una cuarentena digna para Ciudad Bolívar” es una iniciativa que surge ante la actual contingencia derivada del Covid-19 y mediante la cual el equipo de “U al barrio” recaudó fondos para poder atender la necesidad de alimentación de familias de esa localidad en estado de vulnerabilidad.

Más de 130 familias fueron beneficiadas por la iniciativa de “Universidad al barrio”, un proyecto de Extensión Solidaria de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) que busca encaminar la participación académica y profesional de estudiantes de pregrado, posgrado y docentes hacia las realidades de la ciudad.

El trabajo y los vínculos que se han venido desarrollando con las comunidades permitieron que, al estallar esta emergencia sanitaria que hemos venido padeciendo como humanidad, el equipo de Universidad al barrio emprendiera una serie de acciones para ayudar a familias de escasos recursos en algunas de las zonas más vulnerables de Bogotá.

“En la Facultad de Artes venimos impulsando este proyecto desde el año 2019. El objetivo de Universidad al barrio es aportar herramientas teórico-prácticas a los y las estudiantes de pregrado y posgrado de la universidad, así como a egresados de diferentes profesiones y disciplinas, para investigar e intervenir junto con las comunidades y sus procesos organizativos y contribuir con la solución de sus problemáticas. En ese sentido, Universidad al barrio desarrolla una estrategia o un conjunto de estrategias basadas en acciones específicas para el territorio de Ciudad Bolívar, o barrios como Arborizadora Alta y Baja, y en el sector Potosí, del barrio Jerusalén”, explica el profesor Carlos Torres, director del programa, en una entrevista otorgada al Centro de Divulgación y Medios (CDM) de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia.

Entrega de ayudas proporcionadas por el equipo de Universidad al barrio. Foto: cortesía, Universidad al barrio.

Ante la situación de olvido y pobreza que padecen estás familias, debido a la emergencia sanitaria del COVID-19, el equipo de U al barrio tomó la iniciativa de recaudar fondos para poder atender la necesidad de alimentación de varias familias pertenecientes a estos territorios.

“El programa de Universidad al barrio es una iniciativa que se basa en los principios de la extensión universitaria, con lo que se busca acercar a los estudiantes, profesores y profesionales a los territorios más vulnerables de la ciudad, para que, por medio de este acercamiento, podamos construir estrategias de enseñanza y aprendizaje que sirvan para mejorar las condiciones de vida de muchas familias de bajos recursos, a través del proceso de diseño participativo para el mejoramiento integral de barrios y el mejoramiento progresivo de vivienda”, explica Silvia Lara, coordinadora general del programa.

Este constante acercamiento entre academia y comunidad ha creado unos lazos muy fuertes entre los estudiantes y las familias que han sido parte del programa. Debido a esto y al sentimiento humanitario de los estudiantes y profesionales que participan del proyecto, surgió la iniciativa “UNamos esfuerzos por una cuarentena digna para Ciudad Bolívar”.

Entrega de ayudas proporcionadas por el equipo de Universidad al barrio. Foto: cortesía, Universidad al barrio.

En primera instancia se realizó una vaca dentro del propio grupo, pero gracias al espíritu de ayuda del mismo, poco a poco la iniciativa fue creciendo y, por medio de las redes sociales, se fue divulgando y en aproximadamente 15 días se pudieron reunir cerca de 3.000.000 de pesos.

Con estos recursos, el equipo logró configurar 65 mercados que contenían los siguientes productos: 250gr de avena, 1lb de maíz pira, 5 lbs. de papa, 2k de arroz, 1lb de frijol, 1lb de garbanzo, 1lb de lenteja, 1lb de arveja, 2 pasta corta, 2 pasta larga, panela 500gr, aceite 500ml, 15 huevos, 250gr de café y 500gr de chocolate.

Entrega de ayudas proporcionadas por el equipo de Universidad al barrio. Foto: cortesía, Universidad al barrio.

Al momento de la recolecta para los mercados en mención, la economía estaba muy inestable, los precios cambiaban todos los días y la demanda de alimentos era bastante. Por tal motivo, el equipo decidió que la compra se tendría que hacer con pequeños comerciantes y no con grandes almacenes de cadena.

De esta manera, dos minimercados del barrio La Fraguita se sumaron a la iniciativa y, compitiendo con los precios de los grandes almacenes de cadena, dieron los precios más económicos para que estos esfuerzos se pudieran materializar en esos 65 mercados repartidos a quienes tanto los necesitaban.

“El supermercado HD, del señor Héctor Julio Santa Cruz, y el supermercado la Fraguita, del señor Darío Rodríguez, se han convertido en grandes aliados de esta iniciativa, proporcionando productos de alta calidad al menor precio. Así, gracias a todo este equipo de trabajo, nos pudimos dar a la tarea de embalar todos los productos siguiendo un estricto protocolo de limpieza y desinfección de cada producto para que el día 1 de mayo un equipo de 6 personas pertenecientes a la coordinación del programa y, en acopio con los líderes sociales, realizáramos una entrega que cumpliera con todos los protocolos de bioseguridad para evitar cualquier tipo de contagio”, comparte Lara.

Entrega de ayudas proporcionadas por el equipo de Universidad al barrio. Foto: cortesía, Universidad al barrio.

Para la entrega se seleccionaron tres puntos en los que un integrante de cada familia (inscrito previamente en una lista) debería asistir para recoger la ayuda en un horario determinado y cumpliendo las medidas de bioseguridad.

El primer punto fue en Arborizadora Baja, en casa de la señora Flor de María Cifuentes, quien acondicionó su garaje para que sus vecinos pudieran recoger ahí la ayuda. El segundo punto fue en Arborizadora Alta, en casa del señor Henry Mendoza. Y el tercer punto fue en el Colegio ICES, en el sector de Potosí.

Pero esta inspiradora historia, por bella que sea, no termina ahí; el agradecimiento de las familias fue tan emotivo que terminó por alentar una segunda colecta y recaudo de 3.500.000 pesos.

Entrega de ayudas proporcionadas por el equipo de Universidad al barrio. Foto: cortesía, Universidad al barrio.

“En esta última, atendimos a 65 familias con ayuda alimentaria y 20 más con ayuda de packs para bebés, además de 2 equipos de cómputo. La entrega se hizo el pasado domingo 24 de mayo. Visitamos nuevamente los sectores de Arborizadora Alta y Potosí”, cuenta Lara.

El equipo a cargo de las entregas estuvo compuesto por el profesor Carlos Alberto Torres Tovar, director del programa U al Barrio; la profesora Marysol Rojas (colaboradora); Marco Aurelio Pedraza (colaborador e intermediario con la comunidad); el arquitecto Diego Martin La Rotta (coordinador); la arquitecta Jennyffer Clavijo Merchán (supervisora); Uriel F. Orjuela León (diseñador industrial y participante del programa), y la arquitecta Silvia S. Lara Alvarado (coordinadora general).

Asimismo, la tarea de divulgación y elaboración de los afiches la realizó la arquitecta María Camila Carreño Novoa, mientras que la labor logística que incluye la preparación de los mercados, embalaje y compra de productos, estuvo a cargo de las arquitectas Jennyffer Clavijo y Silvia Lara, quienes además se encargan de la comunicación con los líderes para la coordinación de las entregas.

Actualmente, se está organizando una tercera colecta.

Entrega de ayudas proporcionadas por el equipo de Universidad al barrio. Foto: cortesía, Universidad al barrio.