Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Centro de Divulgación y Medios
Notas de Prensa

Museos frente a la crisis

Por: Pablo Enrique Triana Ballesteros

La Maestría en Museología y Gestión del Patrimonio de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia organizó esta semana el conversatorio ‘Los museos colombianos frente a la crisis de la cultura: la cuarentena en el mediano y largo plazo’.

Este martes 26 de mayo, la Maestría en Museología y Gestión del Patrimonio, a la cabeza del profesor William López, reunió a las directoras del Museo Itinerante de los Montes de María El Mochuelo, y del Museo de Arte Moderno de Medellín para conformar un panel moderado por Ana María Sánchez, profesora del Instituto de Investigaciones Estéticas, con el fin de discutir la posición de los museos colombianos ante la crisis de la cultura y los impactos de la cuarentena a largo y mediano plazo.

“Antes de la pandemia no teníamos apoyo del Estado y funcionábamos en el marco de las redes sociales comunitarias; actuamos como sociedad civil. Por eso, debemos trabajar juntos y trazar agendas, ser creativos y propositivos en este momento. Propongo que podríamos unirnos los más cercanos territorialmente para así seguir dando la lucha. Asimismo, es fundamental revisar la política pública que rige al Museo Nacional de la Memoria”, dijo Soraya Bayuelo, directora del Museo Itinerante de los Montes de María El Mochuelo.

Sin embargo, y pese al optimismo que caracteriza a Bayuelo, no deja de ser preocupante la situación que denuncia sin quejarse; el Estado colombiano no solo no apoya a las instituciones museales de memoria, como debería, sino que además pareciera interesado en obstaculizar su desarrollo.

“Se trazan muchas políticas desde la centralidad sin tener en cuenta que Colombia es un país diverso, y esta diversidad se hace evidente en los distintos museos que se ubican también en distintos espacios y en distintos contextos. Pero, lo que nos une es una misma esencia; preservar el patrimonio y la cultura y hacer entender que estos dos elementos son el espíritu y alma de un pueblo, y cuando la cultura y el espíritu de un pueblo se aniquila no podemos avanzar; pueden venir todas las pestes en este mundo, pero si nosotros tenemos esa identidad cultural, propia, nuestra, con todos sus defectos y todas sus virtudes, podremos hallar salidas viables y entre todos podemos lograrlo y si el Estado está dispuesto, pues magnífico, pero si no, entre nosotros, unidos, podemos”, concluyó Bayuelo, resaltando la reciente creación de la Alianza Nacional de Museos que también cubrió el Centro de Divulgación y Medios de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional en este mismo espacio en días recientes.

“Creo que de las poquísimas cosas buenas que ha dejado esta pandemia han sido estos espacios de conversación de diálogo, de intercambio de experiencias entre museos, entre colegas, entre sectores. Creo que, como nunca antes, en el sector cultural que solemos ser un poco desordenados, que no estamos lo suficientemente agremiados, que no hay hay todavía una participación formal en las instancias frente al Gobierno, esta pandemia ha propiciado un sentido muy importante de colegaje, hemos podido intercambiar experiencias, ideas, frustraciones, y hasta terapéutico ha resultado ser”, complementa María Mercedes González, directora del Museo de Arte Moderno de Medellín (MAMM), quien también celebra la creación de la Alianza Nacional de Museos, promovida desde la Maestría en Museología y Gestión del Patrimonio.

Del mismo modo, González explicó que el MAMM es hoy por hoy un museo con un área de casi 10.000 metros cuadrados, con una colección de 2.420 piezas, —principalmente, de arte colombiano, moderno y contemporáneo—, dentro de las que se incluyen las más de 200 piezas donadas en vida por Débora Arango, para constituir la colección más representativa de esta artista colombiana en un solo museo.

María Mercedes González, directora del MAAM. Foto: Pablo Triana, Centro de Divulgación y Medios.

CDM: ¿Qué es el Encuentro de Facultad y qué se busca con él?

El año pasado este museo recibió alrededor de 130.000 personas que participaron de toda la colección, que adicionalmente cuenta con programas de formación, de visitas y de cine, muy emblemático en Medellín, por cierto.

“Teniendo esto en contexto, nosotros cerramos las puertas del museo el 13 de marzo y yo podría dividir los retos y las acciones emprendidas durante este tiempo en 3 dimensiones: supervivencia, la cual da cuenta de todas aquellas medidas de emergencia para sobrellevar la coyuntura, y sin duda, la más importante medida que se ha tomado dentro de esta dimensión ha sido la protección del empleo; dar un parte de seguridad a las 46 personas que hacen parte del equipo del museo. No son solo 46 personas, sino en realidad 166 las que componen los núcleos familiares de quienes trabajamos en el MAMM, entonces esta supervivencia tuvo como fin dar el parte de seguridad de que el empleo se iba a mantener.

Otro componente importante en esta dimensión es el de costos fijos, el cual tuvo una caída del 46%, de acuerdo con una proyección que hicimos. Los ingresos propios representan la caída más dramática y esto es grave, pues estos ingresos propios representan el 39% de los ingresos totales. Estos ingresos propios se componen, básicamente, de una tienda de diseño, del alquiler de espacios, la taquilla (tanto del museo como la del cine), una renta que nos pagan unos aliados comerciales, el parqueadero, entre otros.

Soraya Bayuelo, directora del Museo Itinerante de los Montes de María El Mochuelo. Foto: Pablo Triana, Centro de Divulgación y Medios.

CDM: ¿Qué es el Encuentro de Facultad y qué se busca con él?

Según el estimado que realizamos, este año vamos a dejar de recibir 2.000 millones de pesos, vía ingresos propios. Y también, por el lado de los patrocinios y las donaciones a través de proyectos por medio de alianzas con el sector privado, que representan el 40% de los ingresos. En la supervivencia, aunque cerramos el museo, seguimos teniendo unos gastos de costos fijos que hemos tenido que asumir para el mantenimiento y cuidado de esas 2.420 piezas, que en este momento están en una bodega que tiene aire acondicionado a full, lo cual ya imaginarán qué representa en cuanto a consumo de energía, asimismo seguridad, vigilancia, aseo, etc.

La segunda dimensión o frente es el de la recuperación y un reto muy importante que se cruza con en este punto y en el anterior es el de la programación. Ha sido muy difícil ver qué tipo de presencia puede ofrecer el MAMM en el espacio virtual para seguir conectado con la gente. Aun así, fue un reto que asumimos, e implementamos una experiencia virtual que en ningún momento pretende reemplazar la experiencia presencial del MAMM, sino complementarla y enriquecerla.

Y la tercera dimensión es la del futuro, en la que nos planteamos preguntas más existenciales o trascendentales, como por ejemplo, ¿cómo este momento nos va a cambiar?, ¿qué cosas no pueden seguir siendo las mismas?, ¿cómo va a ser el museo en unos años?, ¿qué deberíamos hacer más, qué deberíamos dejar de hacer?, ¿cuál es el tipo de exposiciones a las que debería apostar el MAAM?

Otro de los retos ha sido la interlocución con el sector público en distintas instancias, por un lado, con el gobierno nacional y por el otro, con el gobierno local”, explicó González.

De esta forma, este conversatorio, que fue todo un éxito, captó la atención de más de 100 personas que atendieron a la invitación virtual y se unieron a la disertación, demostrando que el tema de los museos, el patrimonio y la cultura no es tan aburrido como nos lo quiere pintar el Gobierno, a quien está claro, el tema le huele a naranja rancia cuando llega la hora de apoyar y gestionar.