Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Centro de Divulgación y Medios
Notas de Prensa

¿Por qué estudiar Animación ahora?

Por: Pablo Enrique Triana Ballesteros

Entrevistamos al creador de importantes animaciones en Colombia, como la inolvidable Abejita Conavi, y nos dio sus argumentos frente a por qué es una buena idea estudiar Animación en estos momentos.

La Facultad de Artes, a través del área curricular de Diseño, tiene abiertas las inscripciones para la Especialización en Animación, hasta el próximo 29 de mayo. Por eso, en el Centro de Divulgación y Medios (CDM) de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) nos preguntamos acerca de la pertinencia de cursar una especialización en Animación en estos momentos de confinamiento y las posibilidades que ello ofrece, no solamente como alternativa del audiovisual, sino como una disciplina tremendamente enriquecedora por sí sola.

En virtud de lo anterior, quisimos consultar la opinión de un experto en el tema, José Álvaro Sanabria (J.A.S.), quien además de haber participado en importantes campañas nacionales como la Abejita Conavi y su memorable logo, también es profesor asociado de la Facultad de Artes de la UNAL; así como la del profesor Felipe Rodríguez (F.P.), y esto fue lo que nos dijeron:

CDM: ¿Qué posibilidades abre la animación en estos tiempos de aislamiento que los demás formatos de audiovisual, quizás, no permiten tanto?

(J.A.S.): En estos tiempos de cuarentena y distanciamiento —en que nos hemos visto abocados a permanecer en nuestras ciudades, en nuestros hogares, en nuestro rincón psicológico, extrañando el campus abierto de la universidad donde recorren con paso ligero otros profesores en el afán de encontrarse con los estudiantes de la clase en la hora determinada— siento nostalgia ante la pregunta de las posibilidades comunicativas que tiene la animación frente a otros formatos audiovisuales en el claustro del hogar. Existen varias razones que puedo mencionar y utilizo estos adjetivos pertenecientes para validar su utilización como: recursiva, imaginativa, creativa, expresiva, efectiva, preferencial y sobre todo realizable en las condiciones de confinamiento.

‘La animación entra donde otras técnicas audiovisuales no logran entrar’. Pongo como ejemplo, un ejercicio de clase sobre el coronavirus. Se hace una investigación previa sobre la proteína que encuentra una célula en los pulmones, la desordena e infecta. Esa premisa hace el argumento para la creación de un personaje que se puede llamar “el bicho raro” ¿dónde nace?, ¿con qué se alimenta?, ¿cómo se reproduce? y ¿cómo se combate? Es hacer un guion que describa la trayectoria de un personaje (antihéroe) que puede contagiar a la humanidad y destruirla como su objetivo, pero en el desarrollo de la historia encuentra obstáculos (anticuerpos) que logra superar, hasta que se le atraviesa otro personaje (héroe) que es la vacuna que lo destruye.

El profesor Sanabria ha sido el creador de importantes animaciones en Colombia. Autor: José Álvaro Sanabria Guarín.

Historia sencilla que se logra en animación con dibujos, plastilina, muñecos, partículas, digital 3d, captura de movimientos, etc. Todas como representación audiovisual que difícilmente se pueda realizar en otro formato, como en el caso muy conocido de la imagen real, acción en vivo, filmación directa con personajes vivos, escenarios reales en exteriores o espacios interiores, con iluminación luz día reforzada con luces artificiales, o con solo iluminación artificial en interiores, desplazamiento de todo un equipo de técnicos y profesionales con equipos tecnológicos en laboratorios especializados, en fin, todo un engranaje que debe estar cronológicamente preparado, contabilizado y demás… Es un decir de lo complejo del medio al que me refiero, sin desconocer que la combinación de imagen real y animación ofrece una gran alternativa, es allá donde la imagen real no puede entrar y la animación sí. ¿Cómo recrear la historia en imágenes reales? Son dos técnicas, pero un mismo lenguaje. ‘Es la animación el arte de lo imposible’.

La animación permite libertad creativa y expresiva comparada con la de otros medios. Parafraseando a Charles Chaplin: “El único cine artístico es el de la animación, pues es solo en él donde el creador puede desarrollar con entera libertad su fantasía y realizar todo lo imaginado por su cerebro”. El animador tiene la libertad de crear un personaje y como demiurgo darle vida, carácter, actuar y morir según mi historia. El dibujo como expresión primaria me permite, inicialmente, con pocas líneas pasar de la narración escrita a la narración gráfica (story board) en pequeñas viñetas para contar la historia y socializarla, faltaría la narración dinámica (movimiento) con la cantidad de imágenes para crear esa sensación de movimiento e ilusión de vida.

La animación se puede desde mi mesa de dibujo ubicada en mi rincón psicológico, planificar la estructura audiovisual con los pocos y sencillos recursos y enviarla a las demás personas que puedan intervenir y colaborar desde sus competencias. Todos en comunicación virtual, aportando desde sus espacios los avances para, en el tiempo, recopilar y editar el film como resultado. Es, en mi caso, demostrativo de cómo el proceso y el resultado se pueden dar como en el ejemplo sencillo del tema (coronavirus). Entendiendo que en las clases se requiere de un 30% de presencialidad porque el laboratorio cuenta con los equipos que ya no son caseros y la instrucción parte de la mano del profesor frente al estudiante con las correcciones y la formación de los buenos hábitos. Pero en un trabajo profesional ya se puede hacer todo virtual gracias a los avances tecnológicos de la internet 2, donde el envío, la capacidad y la comunicación son casi instantáneos.

La animación me permite tener el control de todo el proceso y del resultado. Tengo autonomía en pensar, decidir y actuar con independencia, pero también en colaboración, puedo delegar lo que en mi rol no soy eficiente y lo puedo hacer desde mi lugar de trabajo a cualquier otro lugar, sin desplazamiento de equipos técnicos y personal profesional a las locaciones hechas o construidas en lugares de concentración de todo el equipo. Tal es el caso de la producción en imagen real, que en la situación actual de confinamiento y distanciamiento sería prohibido y riesgoso para la salud de todo el personal.

F.R.: La Animación puede jactarse de un desarrollo total de sus elementos en la invención plena de sus personajes, entornos he historias, sin límites por un referente realista. Se aclara que los medios audiovisuales y, en general, las artes, incluyendo la animación, son espacios en constante desarrollo que actúan y se proponen desde las circunstancias particulares del contexto histórico; siempre ha sido y seguirá siendo así.

CDM: ¿Por qué, dentro de todas las especializaciones que existen en el mercado actual, alguien interesado en el audiovisual debería elegir la de Animación en la UNAL?

J.A.S.: La Especialización en Animación, en sus 13 años de actividad, ha venido desarrollando su programa académico alrededor de la animación de personajes a través de la narrativa audiovisual. Esta experiencia ha permitido al programa estar en constante cuestionamiento sobre el campo y el oficio mismo de la animación, haciendo evidente la necesidad de abrir un espacio de reflexión sobre la animación como lenguaje, el uso de este lenguaje en distintos medios, su investigación y teorización.

El profesor Sanabria ha sido el creador de importantes animaciones en Colombia. Autor: José Álvaro Sanabria Guarín.

Esta profundización que dura dos semestres hace un complemento a la formación universitaria que el iniciado trae y que le permite la consecución de sus intereses y necesidades con miras a su desempeño profesional como egresado. Desde el inicio se siguen los pasos progresivos de la estructura audiovisual de preproducción, la realización de las imágenes suficientes que den la calidad y cualidad de los movimientos en la etapa de producción y el montaje, retoque, incorporación del sonido, efectos especiales y la atmósfera posibles en la etapa final de postproducción. Incorpora conocimientos de egresados y de conferencistas de otros posgrados que tienen afinidad en algunos de los temas como la narrativa, la actuación, la estética, la sonorización y gestión y desde su unidad académica: “el diseño”.

Estamos en la convocatoria de la onceava cohorte, hasta el 29 de mayo de 2020; está dirigida a egresados de una carrera profesional en las artes de esta universidad o de cualquier otra del país. Aunque también a profesionales de otras disciplinas interesados en el conocimiento y profundización de la animación y en el desarrollo de habilidades narrativas. Hemos tenido estudiantes que pertenecen a otras facultades y que tienen inquietud en cómo enseñar, informar o entretener a partir de la animación como complemento.

Por otro lado, varios estudios realizados sobre la industria en Colombia concluyen que la animación es una industria de un potencial económico emergente. Es importante que la academia haga un estudio acerca de la oferta y la demanda e identifique detalles estratégicos, experiencias de reconocidos animadores, representantes del gremio para analizar cómo responder a las necesidades del medio.

Según la “Guía de buenas prácticas de calidad internacional para la industria de Animación Digital” —identificada y documentada como referente para la empresa colombiana—, empresarios del medio han manifestado la falta de recurso humano especializado. La mayoría de los animadores en Colombia provienen de áreas como las artes o el diseño, pero en otros casos son autodidactas. El talento existe y se ha desarrollado a través de la práctica; muchos estudios y empresas han optado por formar a sus propios animadores lo que resulta costoso en tiempo y dinero.

Y teniendo en cuenta que la industria es relativamente potencial, muchos de estos talentos terminan por salir del país para ejercer su profesión. Es necesario que la académica reflexione sobre estos problemas, responda y genere dinámicas con miras a traer de vuelta y potenciar ese talento que puede resultar muy valioso por la experiencia que tiene en relación con las prácticas de calidad internacional, para fortalecer la industria nacional. La democratización tanto del conocimiento como de la tecnología y la globalización de los mercados ha hecho surgir industrias de animación en todas partes del mundo… Uno de los factores para lograr una consolidación de la industria es tener estándares mínimos que aseguren la calidad de los productos y servicios…

El profesor Sanabria ha sido el creador de importantes animaciones en Colombia. Autor: José Álvaro Sanabria Guarín.

En factores del mercado, se deben buscar otras opciones para expandir el mercado y es, precisamente, Internet donde se materializan estas oportunidades… Se observa un intento de articulación de las diferentes iniciativas para fomentar y fortalecer la industria de la animación del país... De todo el porcentaje de contenido extranjero que se consume en televisión se podría ampliar el porcentaje de producción nacional... Por un lado, como la animación es también un oficio manual, multiplicado por la tecnología, sucede que la pintura, el dibujo, la fotografía y las formas escultóricas, desarrolladas cuadro por cuadro, se hacen necesarias para el oficio. También es disciplina, que conjuga unas especialidades y profesiones desde lo administrativo, contable, jurídico, hasta la realización donde intervienen productores, publicistas, guionistas, diseñadores, ilustradores, digitalizadores, sonidistas, fotógrafos, animadores, dibujantes, editores, técnicos digitalizadores, técnicos de utilería y producción. En fin, un grupo multidisciplinar encaminado hacia un objetivo mancomunado.

F.R: No puedo presumir que la Especialización en Animación sea la mejor opción sobe otros posgrados, ya que no conozco los demás. Considero que la especialización es una muy buena opción ya que es una de las formas de expresión, al igual que otras, que ha sido permeada de forma profunda desde la revolución digital. Por ello, el desarrollo de sus procesos creativos, como lo dije anteriormente, ha ganado en autonomía y en eficiencia en sus flujos productivos. Así mismo, en las condiciones actuales de aislamiento, los medios digitales han jugado un papel crucial para el desarrollo laboral en términos generales y esto, sumado a la tenencia digital de la animación (sin que sea su única forma estética y productiva), consolida a la especialización como un objeto de estudio excepcional.

CDM: Por ejemplo, en estos tiempos de aislamiento y el panorama que se vislumbra luego de la cuarentena, ¿a qué tareas puntuales se puede dedicar un egresado de la Especialización en Animación que representen una seguridad y garantía de bienestar y porvenir para su vida profesional?

F.R.: La Animación desde ya hace un tiempo se articula en flujos de trabajo orientados en espacios de teletrabajo. Producciones cooperativas entre personas alrededor del mundo son la constante en la animación al tener cada etapa segmentada y definida en equipos productivos especializados. La especialización tiene un énfasis en la animación de personajes, pero así mismo, el egresado puede desempeñarse en cualquier labor relativa a la animación, en especial al dibujo animado de un proyecto ubicado en cualquier parte del mundo.

CDM: ¿Por qué a alguien que esté interesado en inscribirse a la Especialización en Animación para el siguiente semestre, en estos tiempos en los que no se sabe si la presencialidad regresará a la UNAL, no debería darle miedo tomar la decisión e inscribirse?

F.R.: La especialización trabaja bajo procesos de actualización constantes. La condición de virtualidad es una forma más de asumir el reto del proceso de construcción de conocimiento y de consolidación de la academia. En la actualidad cada contenido ha ido migrando de forma gradual, ajustando estrategias para lograr procesos y resultados efectivos, de la mano de la retroalimentación de los estudiantes. Para el siguiente semestre, considero que la experiencia y los procesos de adaptación desarrollados durante estos meses harán que la especialización mantenga sus estándares académicos, independientemente de la situación presencial o virtual.