Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Centro de Divulgación y Medios
Notas de Prensa

Investigadores de Colombia y el Reino Unido piensan la reconciliación desde el hacer textil-digital

Por: Diana González

Académicos de las universidades de Nottingham, Lancaster, Warwick, de Antioquia, de los Andes y Nacional de Colombia (U.N.), trabajan en “Remendar lo nuevo: practicando reconciliaciones a través del quehacer textil y la memoria digital en la transición al postconflicto de la Colombia rural”, un proyecto que busca entender y explicar –desde el diálogo entre ciencias humanas, ingeniería y artes, y la generación de artefactos textiles digitales– los procesos de reconciliación en el país. Una minga digital con este propósito se desarrollará en Bogotá desde este 27 de marzo.

Dicen que la unión hace la fuerza, y eso es precisamente lo que caracteriza a este grupo de investigadoras e investigadores, interesado en comprender y visibilizar el trabajo textil artesanal de comunidades colombianas que, con este quehacer, han venido demostrando su compromiso con los procesos de memoria, paz y reconciliación.

La idea empezó a concebirse en el año 2017, cuando el Fondo Newton Caldas y Colciencias lanzaron una convocatoria destinada a la conformación de un banco de proyectos de investigación para generar y transferir conocimientos sobre la paz sostenible en Colombia.

En ese momento, la Escuela de Estudios de Género de la Facultad de Ciencias Humanas de la U.N., a través de la profesora Tania Pérez-Bustos, lideró el desarrollo de las alianzas para la constitución de un equipo de investigación, conformado por personas en Colombia y el Reino Unido, que harían parte del proyecto con el que se presentarían a la convocatoria.

Académicos de las universidades de Nottingham, Lancaster, Warwick, de Antioquia, de los Andes y Nacional de Colombia, trabajan en el proyecto “Remendar lo nuevo: practicando reconciliaciones a través del quehacer textil y la memoria digital en la transición al postconflicto de la Colombia rural”. Imagen: cortesía, Remendar lo nuevo.

El resultado de ese proceso: la unión de un grupo interdisciplinario que, para la formulación del actual proyecto, se basó en un trabajo de investigación etnográfica sobre textiles artesanales que pretendía dar explicación a fenómenos sociales desde el diseño y la ingeniería y que, por entonces, desarrollaba la profesora Tania Pérez-Bustos.

“A mí me interesaba ese diálogo entre el hacer textil y otras formas de hacer, que tienen una dimensión artesanal pero, también, una dimensión tecnológica. Entonces, como yo venía trabajando con eso, armamos una propuesta que recoge un poco ese proceso y la presentamos, y salió ganadora”, explicó la profesora Tania Pérez-Bustos al Centro de Divulgación y Medios (CDM) de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional.

Y agregó: “nosotros nos presentamos a la convocatoria con un grupo de la Universidad de Antioquia, del Instituto de Estudios Regionales; un grupo de investigación en diseño de la Universidad de los Andes, y el grupo al que yo pertenezco, la Escuela de Estudios de Género de la Universidad Nacional; e invitamos a unirse al investigador Dimitris Papadopoulos, de la Universidad de Nottingham; la profesora Lucy Suchman, de la Universidad de Lancaster, y María Puig de la Bellacasa, de la Universidad de Warwick”.

Al grupo también se adhirió la Escuela de Cine y Televisión de la Facultad de Artes de la U.N., a través del docente investigador Luis Fernando Medina Cardona, quien ha venido trabajando en la relación arte y nuevas tecnologías, y quien participará –en calidad de una de las personas expertas– en la Minga digital de esta semana, espacio de reflexión y creación concebido en la primera fase del proyecto.

“La Facultad de Artes está muy interesada en el diálogo de saberes con otras facultades y en los procesos de investigación-creación”, aseguró el profesor al explicar las razones por las cuales hoy la escuela es un nuevo socio en este proyecto.

Remendar lo nuevo

Así se denomina el proyecto que ya está en su primera fase de desarrollo, etapa en la que se han venido realizando una serie de talleres con comunidades de Bojayá y Quibdó, en el Chocó; María La Baja, en Montes de María y Sonsón, en el Oriente Antioqueño. Estas comunidades tienen en común su trabajo, desde los haceres textiles, en pro de la construcción de la memoria y la reconciliación en sus municipios. De ahí el interés de este equipo de investigación interdisciplinario y transnacional.

“En Remendar lo nuevo hay una pregunta por cómo se pueden construir textiles digitales testimoniales, esto es artefactos que recogen materialidades textiles y digitales, pero también saberes y formas de hacer, que pueden, además, servir de testimonio de lo que pasa con la reconciliación con estas comunidades, específicamente, con las que han venido hablando del conflicto en forma textil”, aclaró la docente.

La profesora Tania Pérez-Bustos, de la Escuela de Estudios de Género de la U.N., es una de las gestoras del proyecto; el docente Luis Fernando Medina Cardona, de la Escuela de Cine y Televisión de la U.N., miembro también del equipo investigador. Foto: Sergio Ruiz, Centro de Divulgación y Medios.

Minga digital, un espacio para pensar y crear

Enfocados en el diálogo entre lo textil y lo digital, el equipo de Remendar lo Nuevo realizará dos próximos encuentros de reflexión y creación mediante un trabajo colaborativo –uno en Colombia y otro en el Reino Unido–, que forman parte de la primera fase del proyecto. El primero se desarrollará en Bogotá, con 16 estudiantes y 12 expertos, a partir del 27 de marzo en la Universidad de los Andes.

Sobre el nombre del encuentro, la docente explicó: “Minga digital, así decidimos llamarlo. Además, justo pasa en el momento en que está la minga de resistencia en el Cauca y esto es interesante, ya que estamos juntando gente para trabajar y lo que está pasando en el Cauca también es una forma de trabajo porque la comunidad se reúne para trabajar en pro de sus derechos. Entonces, esa es la noción y por eso la llamamos Minga digital”.

El encuentro en Bogotá estará orientado a la pregunta: ¿cómo lo textil-digital puede ser testimonio de la reconciliación? Sin embargo, los dos primeros días serán de trabajo exclusivo de los estudiantes, quienes a partir de esta y otras preguntas tendrán que materializar sus respuestas, utilizando herramientas digitales y materialidades textiles.

“Las y los estudiantes van a estar en un proceso de sensibilización frente al trabajo de las comunidades con las que estamos haciendo la investigación, que son colectivos que utilizan el tejido y la costura como formas de narrar lo que les pasó. Pero, lo importante es que no son solamente artefactos lo que hacen, sino la forma cómo estos se encarnan, cómo están en el cuerpo, cómo se sienten, estos procesos de transición del conflicto a otra cosa –si es que logramos llegar allá–”, recalcó.

Este trabajo de creación y sensibilización tiene que ver con las apreciaciones que sobre la reconciliación tienen las comunidades, pues de acuerdo con las investigaciones adelantadas, algunas conciben ese proceso como texturas rugosas o sabores amargos, aunque, obviamente, quisieran que fueran más suaves o dulces.

“Esas referencias sensoriales van a ser trabajadas por estos grupos durante los dos primeros días, mientras que el tercer día llega un equipo de doce personas que nosotros hemos llamado expertas y que van a ayudar a alimentar ese proceso, a nutrir con sus preguntas y sus saberes, a trabajar ese proceso creativo”, argumentó.

A partir de hoy, en la Universidad de los Andes, se desarrollará la "Minga digital", un espacio de creación y reflexión alrededor de la pregunta: ¿cómo lo textil-digital puede ser testimonio de la reconciliación? Foto: cortesía, Remendar lo nuevo.

Los artefactos, que serán textiles digitales, podrán contribuir para que esas comunidades reflexionen sobre el discurso institucional que han venido sosteniendo sobre el conflicto, la paz y la reconciliación, pues según el equipo de Remendar lo Nuevo, estos artefactos construyen realidades y ayudan a la gente a imaginar –con mayor autonomía y espontaneidad– cosas más propias, a pensar sin seguir un “libreto”.

“Cuando tú les preguntas a las comunidades –sobre todo, a las que están organizadas–qué es la reconciliación, dan un discurso que no es el de ellas, sino el que han señalado el Estado, las instituciones o la Iglesia. Entonces, como que ese discurso está muy prefigurado y las comunidades piensan y sienten otras cosas, pero no es fácil que se salgan de ese lugar”, reveló la profesora.

Entender la reconciliación

Entender, más no intervenir, es el principio con el que han venido orientando la investigación, aclararon al CDM los docentes Tania Pérez-Bustos y Luis Fernando Medina Cardona.

“El tipo de investigación que se está haciendo es una investigación que busca entender la reconciliación. Lo que pasa es que la entrada de las reflexiones desde el diseño y desde la ingeniería está contribuyendo a que sea posible pensar la reconciliación con otros matices; no es que estemos buscando que piensen distinto”, recalcó la profesora.

Por su parte, el profesor Medina Cardona resaltó: “el propósito es entender una realidad y es más desde ese conocimiento de los hechos, sin embargo, el conocimiento artístico viene más de lo emotivo. Entonces, eso es lo primero. ¿Cómo de alguna manera puede haber allí una colaboración entre distintas formas de pensar y de hacer?, y esta es una muy buena oportunidad de colaboración”.

Con los resultados obtenidos en este primer encuentro, el equipo continuará el trabajo de campo con las comunidades. Posteriormente, en su tercera fase, esos artefactos serán dispuestos en distintos lugares del país y de Inglaterra en lo que por ahora coinciden en llamar “intervenciones efímeras”.

“La idea es que la gente pueda ir a ver eso, se sensibilice, se encuentre pero, también, reflexione sobre quién es, qué pasa, en qué lugar está y lo que está ocurriendo”, concluyó la profesora Pérez-Bustos.