Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Centro de Divulgación y Medios
Notas de Prensa

Profesor de la U.N. le sigue los pasos al Carnaval de Riosucio

Por: Diana González

Desde 2003, pero cada año impar, el docente e investigador Jorge Enrique Londoño Pinzón no ha dejado de asistir al municipio caldense para estudiar esta importante festividad, uno de los principales elementos identitarios de los riosuceños que, al parecer, ha ido perdiendo su esencia. De este interés habla su tesis de maestría en sociología de la cultura y su documental “Carnaval Segunda Piel”.

“Carnaval, espacio de libertad para recuperar la tradición perdida”, se oye en uno de los momentos de desarrollo del documental, proyectado durante una de las sesiones del Ciclo de Conferencias de las Artes que organiza el Centro de Divulgación y Medios de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional (U.N.), a la que fue invitado el profesor Londoño.

La expresión hace referencia a que, poco a poco, las nuevas generaciones riosuceñas han ido reemplazando la verdadera esencia del carnaval por su carácter superfluo, aunque no por ello menos importante. Sin embargo y según sus promotores, lo que debería cobrar mayor relevancia, más que la fiesta en sí misma, es su valor cultural, su oralidad y, por supuesto, la sátira presente en sus distintas manifestaciones artísticas.

Profesor Jorge Londoño y Sergio Triviño, investigadores del proyecto "Carnaval Segunda Piel". Foto: Sergio Ruíz, Centro de Divulgación y Medios.

Por lo general, la crítica –a diversos asuntos que provocan malestar entre la comunidad, de orden político y social, por mencionar algunos– se evidencia en las letras de canciones conocidas que las cuadrillas del carnaval modifican a su acomodo, buscando siempre que su voz sea escuchada o, cuando menos, leída en piezas de mano que reparten antes de sus actos escénicos. A esta forma de expresión le llaman El carnaval de la palabra.

De eso, en parte, se ocupa el documental dirigido por el profesor Londoño. Es decir, de narrar en video las inconformidades y las tristezas por promesas incumplidas, las parodias, pero también la alegría asociada a la fiesta y de expandir el mensaje de alerta: buscar lo que se ha perdido. Y lo que se perdió –o perdieron las jóvenes generaciones–, según lo ratifica el periódico El Tiempo en su edición del pasado 8 de enero, es la tradición oral.

En este objetivo, las cuadrillas son muy importantes, pues según informó el profesor, son verdaderas escuelas de transmisión de las tradiciones. Y en efecto, así se evidencia, también, en el discurso colectivo de la edición 2017 del carnaval que se aprecia en el audiovisual, realizado y dirigido por el profesor Londoño con apoyo y recursos otorgados por la Universidad Nacional.

“La financiación de la universidad fue muy importante, porque si no nos hubiera apoyado no habríamos podido realizar el proyecto. Gracias a eso, hicimos varios viajes, fuimos a la instalación de la república, a un decreto, a un convite y luego fuimos al carnaval”, explicó el investigador sobre los recursos con los que se logró la realización del documental.

No obstante, la postproducción tardó alrededor de año y medio debido, entre otros factores, y más allá de la gran cantidad de material grabado, a tiempos, asuntos y cargas académicas y a la disponibilidad de los equipos audiovisuales suministrados en préstamo por la Escuela de Cine y Televisión de la Facultad de Artes, a la que se encuentra asociado el docente.

Diablo del Carnaval de Riosucio en la versión 2017, edición que fue filmada por el equipo del profesor Londoño. Foto: elcolombiano.com

En algunos apartes, el documental muestra la acción en retrospectiva, un recurso con el cual se pretendió ‘mostrar el mundo al revés’. “Nos basamos en el libro Viaje a la semilla, de Alejo Carpentier, para hacer uso de este recurso. Esa fue nuestra inspiración”, comentó al respecto el profesor Londoño.

Por su parte, Sergio Triviño, uno de los investigadores del grupo que participó en este proyecto de investigación-creación, explicó que: “Uno de los grandes retos fue identificar qué íbamos a grabar, porque es imposible tratar de grabarlo todo. Pero, el carnaval se nutre de una serie de actos simbólicos, una serie de actos que estructuran la fiesta y esa fue la base para pensar el proyecto”.

Otros proyectos

Esta investigación y el material recolectado ha repercutido en la planeación de otros proyectos asociados al carnaval que, próximamente, se emprenderán de la mano del docente. “Tenemos un proyecto sobre la mujer en el carnaval, sobre los artesanos del carnaval y otro proyecto sobre el diablo, es decir, tenemos otros proyectos alrededor de este”, concluyó el profesor Londoño.