Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Centro de Divulgación y Medios
Notas de Prensa

El acto creativo con el que Ernesto Bautista busca sacudir a la sociedad de El Salvador

Por: Diana González

Con diferentes lenguajes artísticos, este salvadoreño le apuesta al cambio de postura, principalmente, de los académicos del país centroamericano frente a temas como la violencia, pues esta nación registra la mayor tasa de homicidios del mundo según un informe del Instituto Igarapé, de Brasil, que fue publicado por The Wall Street Journal en septiembre pasado.

La muerte y la trascendencia son dos de las nociones que aborda en su obra el artista. Foto: ernestobautista.net.

“Para mí el arte es una de las herramientas de cambio en mi país, pero aun así siento que no alcanzan las fuerzas”, aseguró Bautista –quien ha estudiado arquitectura, física, diseño y artes– en entrevista para el Centro de Divulgación y Medios de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.C.), institución en la que se encuentra realizando una residencia artística.

Esta frase hace alusión a las iniciativas de investigación-creación que algunos artistas han venido desarrollando en El Salvador con el propósito de producir un mínimo cambio positivo en una sociedad que, según Bautista, tiene excesiva tendencia a normalizarse.

De ahí su interés por crear un mensaje lo suficientemente fuerte que pudiera transgredir ese aletargamiento producto del miedo, la indiferencia o la aceptación. Y aunque en su intento ha ido diversificando los lenguajes –poesía, fotografía, literatura, instalaciones e intervenciones en el espacio público, videojuegos, objetos–, las ventajas del cine lo hicieron inclinarse más hacia este.

Ernesto Bautista estudió arquitectura, física, diseño y artes, y forma parte del programa Residencias Artísticas de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia. Foto: Yesid Villamizar, Centro de Divulgación y Medios.

“Empiezo a trabajar con lenguajes que pueden, de alguna manera, seducir a la gente, pero seducir en el sentido de lograr sacudir un poco a una sociedad insensible, y termino eligiendo el cine porque me parece que este y la literatura son elementos de circulación muy potentes. Entonces, trabajo en proyectos de investigación que al final terminan entre la literatura y el cine expandido”, explicó.

Su inicio se dio en la poesía pero, debido a que esta –y a que el arte que se exhibe, por ejemplo, en galerías y museos– no le ofrecía mayores oportunidades de visibilización y expansión del mensaje que desde entonces ha querido transmitir, decidió abrirse a nuevas posibilidades de creación y a otros medios de circulación. En ese sentido, abordó la arquitectura del concepto que, según él, significa crear desde lo abstracto, pues así el acto de creación pasa al plano de la realidad.

Al respecto, relató: “Empiezo en la poesía en 2007 porque me parece que la poesía es algo que te puede tocar las tripas. Pero, empiezo a entender un poquito el alcance real que tiene el arte, y es que el arte que, por ejemplo, está en un museo a veces es bastante inaccesible; incluso el del libro, porque ahora casi nadie lee. Entonces, empiezo a probar otro tipo de medios y a trabajar como siempre la lógica de la imagen poética”.

El Salvador registra la mayor tasa de homicidios del mundo, según un informe del Instituto Igarapé, de Brasil, que fue publicado por The Wall Street Journal en septiembre pasado. Foto: ernestobautista.net.

En busca de la crisis: el cine expandido de Bautista

Sus producciones cinematográficas –derivadas, generalmente, de proyectos de investigación– están permeadas por su preocupación, su inquietud hacia las nociones de lo infinito, lo efímero, lo existencial y su sentido, la trascendencia, y debido al contexto social no solo de su país sino al de América Latina, también por los signos relativos a las migraciones, la violencia y la muerte.

Su preocupación no responde solo a su vivencia y percepción, pues –además del informe de The Wall Street Journal– cifras de la Fiscalía General de la República de El Salvador, y que difundió el diario El Salvador.com, revelan que la Policía Nacional Civil registró 3020 muertes violentas en el país centroamericano entre el 1 de enero y el 24 de noviembre de 2018.

“Obviamente, llego al cine no porque quiera ser director sino porque quiero generar productos fílmicos con un mensaje lo suficientemente complejo como para lograr detonar a la gente, en principio a mi gente porque son los que están más enajenados. Pero no obstante, estamos hablando de toda una situación latinoamericana”, aseguró Bautista.

Sobre el término enajenados explicó que hace referencia a que la sociedad de su país, literalmente, no quiere hacer nada, no está pensando en hacer nada y no se le ocurre hacer nada, pese a que la misma es ‘arte y parte’ de la grave situación social por la que está pasando.

Desde que empezó en el arte, Baustista ha procurado imprimir en sus mensajes signos fatales que recrean la cruda realidad. Foto: ernestobautista.net.

“Yo entiendo que Colombia tiene una gran desigualdad, incluso en algunas cosas está mucho peor que El Salvador, pero en Bogotá veo a una generación productora de pensamiento que se está moviendo, que está protestando, que se está tomando la universidad y que está generando cambios interesantes. Allá, en mi país, hay gente que está trabajando en call centers con títulos profesionales, pero solo trabajando y no están produciendo nada”, reveló.

Y agregó: “yo quiero cambiar no al país como tal sino a los pensadores y a los activadores, a los académicos en primera instancia, porque es increíble que a veces ni siquiera los mismos intelectuales están activados. Por ejemplo, para mí el sistema educativo es el primer detonador que puede generar un cambio, un proceso, pero para eso hay que replantearse qué es el sistema educativo”.

Sin embargo, no solo su país hace parte del enfoque de su mirada. También, apunta a otros países latinoamericanos que, como el suyo, están sumidos en grandes problemas sociopolíticos, entre ellos Colombia. Por ello y porque el programa de Residencias Artísticas de la Facultad de Artes de la U.N.C. le ha brindado la posibilidad de generar alianzas y redes de apoyo, está en nuestro país trabajando en un proyecto de investigación-creación denominado Manifiesto sobre los sistemas de la reimaginación en asocio con el Departamento de Matemáticas y la Escuela de Cine y Televisión.

Espacio restringido con alambre, huesos, tierra, cenizas. El imaginario, según el artista, es un retrato de acumulación y deterioro. Foto: ernestobautista.net.

Entre sus producciones fílmicas están: El museo del infinito, basada en una investigación suya sobre cómo se puede reconfigurar el espacio y reconstruir la realidad a partir del escape; Construcción de las ciudades de la memoria; La memoria infinita; La voz en el límite del vacío y Teatro del desencuentro, estas dos últimas trabajadas con niños de Japón y Tegucigalpa, respectivamente.

De esta manera, el artista ha venido trabajando con gran ímpetu en una misión que lo trasciende y que coexiste entre la poesía y la cruda realidad, porque como lo recalca: “quiero activar, quiero sacudir, quiero que pierdan el miedo, quiero buscar la crisis, aunque obviamente, todavía estoy construyendo eso porque en el cine se necesita mucha plata, mucha circulación, pero en eso estoy”.

Quienes deseen conocer parte de su obra, pueden hacerlo a través de su página web.

El tiempo, el infinito, la existencia y su sentido, son también temas investigados por el artista. Foto: ernestobautista.net.