Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Centro de Divulgación y Medios
Notas de Prensa

Iniciaron los miércoles de conferencias sobre la Bauhaus en el Leopoldo Rother

Por: Diana González

Con el ciclo de conferencias “Miércoles de la Bauhaus”, el Museo de Arquitectura Leopoldo Rother de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional (U.N.) se une a la conmemoración de los 100 años de esta importante escuela alemana de arquitectura, diseño, artesanía y arte, la primera del siglo XX en su carácter y hoy, un referente internacional de arquitectura, arte y diseño. Un concurso abierto de fotografía y talleres de dibujo y arquitectura –este último para niños– hacen parte de la programación del museo.

En su primer miércoles –15 de mayo–, el ciclo de conferencias sobre la Bauhaus contó con la participación del diseñador industrial Iván Cortés, consejero en esta materia para el gobierno, industrias y algunas comunidades, y fundador de la revista “proyectodiseño”.

En su conferencia, denominada “Bauhaus, Kairós del diseño”, Cortés habló de la importancia de esta reconocida escuela a partir de tres etapas cruciales en su historia, así como de una serie de acontecimientos y personajes que, de una u otra forma, incidieron en su desarrollo. Sin embargo, antes de ello, dividió también su presentación sobre la Bauhaus en tres momentos, cada uno de los cuales relacionó –a su vez– con tres dioses mitológicos griegos: Eón, Cronos y Kairós.

Lo anterior, debido a que, según Cortés, los significados otorgados a estas deidades mitológicas son una herramienta práctica con la que pueden analizarse las etapas de la Bauhaus –la escuela cambió tres veces, a nivel territorial, su sede y, también, su director–, así como su sentido y repercusión en el espacio y el tiempo.

El diseñador industrial Iván Cortés impartió la conferencia “Bauhaus, Kairós del diseño”, la primera del ciclo Miércoles de la Bauhaus. Foto: Yesica Padilla, Centro de Divulgación y Medios.

El primero de los dioses que abordó fue Eón, el dios del tiempo eterno, pues según relató, su significado alegórico tiene conexión con la utopía y esta, a su vez, con los hechos que rodearon la etapa de antecedentes y de inicio de la Bauhaus, creada con el propósito de reformar la enseñanza de las artes en busca de una nueva estética y un nuevo futuro.

Aunque también, el concepto de la utopía le resultó útil, al conferencista, para relacionarla con el pensamiento de las distintas escuelas y movimientos vanguardistas que por ese entonces –primer tercio del siglo XX– permanecían en la búsqueda de grandes ideales.

“Las utopías siempre terminan conciliándose con la realidad y obligando a la realidad a expandirse, y a hacer que las cosas alcancen unas dimensiones que, anticipadamente, uno nunca plantearía. Por eso, la utopía es importante”, aseguró el diseñador al inicio de su intervención.

Así mismo, mencionó que el periodo de existencia de la Bauhaus (1919 y 1933) correspondió, exactamente, a lo que se denominó en el estudio histórico de la república de Weimar –en donde la escuela fue fundada por el arquitecto Walter Gropius– como periodo entreguerras, entre la primera y la segunda Guerra Mundial. Esto dice mucho, porque su desarrollo estaría marcado, de alguna manera, por los desequilibrios dejados por el primer conflicto bélico y las tensiones que produjeron el segundo.

En este sentido, Cortés comentó que el talante de la cultura alemana de ese momento estaba basado en el autoritarismo y conservatismo, y que, por ende, las vanguardias culturales que estaban surgiendo y las que ya se estaban movilizando, trataban de avanzar en escasos márgenes de actuación, “sin el espacio, sin la posibilidad de poder respirar y poder presentarse como querían”.

Edificio de la Bauhaus en Dessau. El arquitecto Walter Gropius fundó la escuela en Weimar, Alemania, con el propósito de que se "regresara al trabajo manual". Foto: bbc.com/mundo/noticias-46893243

Sin embargo, explicó que, a pesar de dicha situación, todas esas escuelas y movimientos terminaron siendo protagonistas de la escena cultural. Ello, en parte porque algunos de sus líderes eran personajes que terminaron siendo muy influyentes, como por ejemplo Sigmund Freud, quien ya había empezado a hablar del inconsciente. Y, por supuesto, Gropius, quien desde la Bauhaus promulgaba el retorno a los principios del trabajo artesanal para orientar “la nueva construcción del futuro”.

Sobre este tema, Cortés manifestó: “las vanguardias culturales que estaban en los márgenes de esa estructura social terminaron siendo las protagonistas de este periodo, porque fueron las que lideraron desde diversos frentes la dinámica cultural. Pero también, gracias a algunos personajes que en ese momento tuvieron gran influencia en las distintas estructuras e impactaron en los pensadores, investigadores, historiadores, filósofos, etc.”.

La segunda etapa de la Bauhaus –hasta antes de 1928– tiene que ver con Kairós, el dios del tiempo cualitativo, pues durante este lapso hubo una sinergia entre artistas, diseñadores, artesanos y visionarios que consolidaron la escuela. Sin embargo, este apogeo no fue muy duradero, pues no tardaría en convertirse en una escuela de diseño, “en una escuela más científica y menos constructivista”, según el conferencista.

Esto, en parte porque Hannes Meyer, director a partir de 1928, trató de negociar con las fuerzas gubernamentales –al igual que los otros dos, Gropius y van der Rohe– la continuación del funcionamiento de la escuela, ya que era vista no solo como una institución promotora de la ideología judía sino, también, como un “cultivo de formación de comunistas, de rebeldes”.

Además, porque durante su gestión Meyer procuró que la escuela fuera menos artística, en contravía de la esencia inicial de la Bauhaus, pues su orientación era más de corte político y social. En este sentido, Meyer hizo que la utilidad de los objetos, la competencia de precios y las necesidades de consumo pasaran a ser el punto de partida de la enseñanza, desplazando así las formas y colores, que antes de su llegada eran las bases de la escuela.

Profesor Ricardo Daza, director del Museo Leopoldo Rother, y Ana María Pinzón, coordinadora del programa Bauhaus 100 Colombia, quienes con este ciclo de conferencias se suman a la conmemoración de los 100 años de esta escuela. Foto: Yesica Padilla, Centro de Divulgación y Medios.

“Uno de los aportes de Meyer a la Bauhaus es que incluyó cursos de economía, sociología, marxismo, biología, pero eliminó, por ejemplo, las clases de teatro, y trató de alejarse de lo artístico. La escuela se volvió mucho más política porque él era un activista y fue destituido cuando se le comprobó que había usado recursos de la escuela para una huelga de mineros”, explicó el diseñador.

Sobre la tercera y última etapa, Cortés se refirió al cierre de la Bauhaus en correspondencia con Cronos, el dios del tiempo humano, pues según comentó, el tiempo lo vence todo. Tal vez, porque en esta era –en que el arquitecto Ludwig Mies van der Rohe asumió la dirección de la Bauhaus, que para entonces era de arquitectura– la escuela daba sus últimos pasos hacia Berlín, a donde tuvo que desplazarse en condiciones bastante complejas. Y tal vez porque la Bauhaus, acosada por el nazismo, terminó siendo cerrada por las autoridades prusianas, tras 14 años de existencia.

Esta mezcla de doctrinas, sin embargo, dio un carácter diverso a la formación ofrecida en la Bauhaus en cada uno de sus periodos, pero terminó por desvirtuar el sentido con el que el arquitecto Walter Gropius había concebido su escuela, la escuela de la Bauhaus, en cuyo inicio, curiosamente, no se enseñaba la arquitectura.

La Bauhauss en el Leopoldo Rother

Un miércoles cada quince días –en un ciclo denominado Miércoles de la Bauhaus– se desarrollará una conferencia sobre diferentes temas concernientes a esta escuela en el Museo de Arquitectura Leopoldo Rother, en el campus bogotano de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.). Así lo informó el profesor Ricardo Daza, director del museo, al Centro de Divulgación y Medios de la Facultad de Artes de la U.N., una vez terminada la primera conferencia.

“Estamos organizando una serie de eventos, pues como ustedes saben la Universidad Nacional es un actor importante en sus vínculos, en las relaciones y las influencias con la Bauhaus. El día de hoy comenzamos con el ciclo de conferencias que vamos a realizar durante todo el año en torno a temas de arte, arquitectura, urbanismo, diseño. Y vamos a intentar ver la influencia de la Bauhaus en Latinoamérica, en Colombia”, afirmó el profesor.

Esta iniciativa, de la que harán parte diversos talleres y concursos, es organizada por el Museo Leopoldo Rother de la Facultad de Artes de la U.N., el Instituto Goethe y AD57, pues su fin es el de sumar sinergias para conmemorar en grande los 100 años de la Bauhaus.