Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Centro de Divulgación y Medios
Notas de Prensa

Dramaturgos y teatristas: a hacer teatro para el espectador

Por: Diana González

Así lo sugirió el reconocido dramaturgo mexicano Jaime Chabaud durante su paso por la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.C.). De acuerdo con sus planteamientos, algunas obras teatrales, e incluso el cine y la televisión, no instalan la ficción en la mente de quienes asisten a una función. “Un teatro de espaldas al espectador” es en lo que se está incurriendo.

¿Qué pasa con el público que no logramos seducirlo para que nos acompañe en la ficción?, preguntó el dramaturgo al auditorio del Ciclo de Conferencias de las Artes, al que fue invitado por la Maestría en Escrituras Creativas y el Centro de Divulgación y Medios –este último, organizador del espacio de reflexión–, ambas instancias de la Facultad de Artes de la U.N.C.

Jaime Chabaud es un reconocido dramaturgo que ha dedicado parte de su tiempo a estudiar la relación entre el teatro y el espectador. Foto: Sergio Ruiz, Centro de Divulgación y Medios.

Pero, no es el público el del problema, no es que este sea muy exigente y cruel. En realidad, son algunos dramaturgos y profesionales del teatro quienes no incluyen a sus públicos en el centro de su trabajo teatral, quienes no han podido conectar sus tramas y su caracterización con los espectadores, porque no están al servicio de estos.

Así lo aseguró Chabaud durante el desarrollo de su conferencia magistral “La dramaturgia del espectador”, cuyo tema ha sido el foco de su atención durante los últimos años. Aunque también, ha dedicado parte de su tiempo a estudiar la relación sala--espectador desde el campo de la neurociencia.

Por eso, reveló que el “teatro para el espectador” es aquel que genera la implicación del público, aquel que, además de generar empatía, le da suficientes pistas para que este quiera desvelar lo que no es accesible en un principio, lo que no es tan comprensible, lo que le genera más preguntas que respuestas.

“Cuando el dramaturgo no construye preguntas en la mente del espectador, cuando no sabe dónde están las claves para instalar la ficción en la mente del espectador, cuando no lo atrapa desde los primeros minutos, ya está haciendo teatro de espaldas al espectador”, explicó.

La deuda del teatro con el espectador

Someter la eficacia de una ficción al criterio del espectador es una de las primeras medidas que deben asumir los profesionales del teatro para saldar la deuda adquirida con su público. De ahí que deban trabajar en creaciones complejas que demanden del espectador un alto grado de intromisión, pero una intromisión generada en su psique.

En este sentido, es importante, según el dramaturgo, entender qué pasa en el cerebro de los espectadores y, más allá de eso, comprender qué pasa con las neuronas espejo, las responsables de la empatía, de las emociones. Esto, porque según sus estudios, el interés del espectador se genera cuando se le han instalado preguntas y cuando se trabaja en sus expectativas.

Chabaud fue invitado al Ciclo de Conferencias de las Artes por la Maestría en Escrituras Creativas y el Centro de Divulgación y Medios de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional. Foto: Sergio Ruiz, Centro de Divulgación y Medios.

Una estrategia para llegar a ello tiene que ver con la manipulación, pero la manipulación, según Chabaud, vista desde el mejor sentido de la palabra. No hace referencia, entonces, a un concepto relacionado con la ética y la moral, sino a una forma crítica, analítica, de controlar los efectos deseados en el espectador que, a la vez, redundarán en el aumento de la capacidad de su empatía y, por ende, en la consecución de su atención.

“Yo puedo controlar los efectos que quiero en el espectador, puedo articular efectos en él y mantenerlo durante toda la representación. Yo puedo instalarle empatía, preguntas, reacciones, porque hay un trabajo deliberado de mi parte por capturar su atención”, reveló el experto en dramaturgia.

Vivir otras vidas

“¿A qué vamos a la ficción?, a vivir otras vidas que nos encantaría vivir”, preguntó y respondió Chabaud antes de mencionar que, paradójicamente, en el teatro se presume que se quiere al espectador pero no se trabaja para él

Algunos dramaturgos hacen "teatro de espaldas al espectador", aseguró Chabaud, quien ha estudiado ampliamente el tema. Foto: europapress.es

“Se nos ha olvidado prestarle atención y no sabemos en qué momento dejamos de tener en cuenta al espectador. Se nos ha olvidado que lo más importante de todo, que la obligación número uno de cualquiera que presenta una ficción ante cualquier tipo de público, es atrapar su atención durante todo el trayecto de la representación y no develar del todo, o solo hasta el final, aquellas preguntas que sembró la ficción en la cabeza al espectador”, reveló.

A pesar de esa falencia, según el dramaturgo, cuando el público asiste a una función teatral hace un pacto con la obra porque quiere sumergirse en la ficción. Esta teoría, en parte, la comparte el escritor mexicano Jorge Volpi, quien recientemente –al igual que Chabaud– hizo parte del Ciclo de Conferencias de las Artes.

Durante su charla, Volpi –quien ha estudiado ampliamente la relación entre ficción y neurociencia– explicó que la ficción permite vivir otras vidas y que esa ficción, independientemente de su tipología, por lo general causa atracción porque hace que se activen las neuronas espejo y, por tanto, se genera empatía.

Sin embargo, parece que el teatro está teniendo dificultades para lograr ese efecto. Por lo menos, así lo piensa Chabaud. “Los dramaturgos tenemos la rara habilidad de tomarle el pulso a nuestras sociedades”, concluyó.