Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Centro de Divulgación y Medios
Notas de Prensa

Agua y territorio en Colombia, ejes del III Seminario internacional de ordenamiento y proyecto territorial

Por: Diana González

Un espacio para la difusión de procesos y resultados de proyectos investigativos estudiantiles, iniciativas regionales y estudios y políticas gubernamentales sobre agua y ordenamiento territorial, eso fue este evento académico que se llevó a cabo en el campus universitario entre el 23 y 24 de mayo pasado. A esta tercera edición asistieron, además de la comunidad académica, representantes del Ministerio de Vivienda y del IDEAM, invitados internacionales y directivas de la Facultad de Artes de la U.N.

Uno de los propósitos principales de este seminario, organizado por la Maestría en Ordenamiento Urbano Territorial (MOUR) de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), fue dar a conocer los resultados de un trabajo de investigación que adelantaron los estudiantes de este posgrado, durante tres semestres, sobre agua y territorio en la cuenca media del río Magdalena.

Durante la vigencia de la investigación, los estudiantes, obviamente, visitaron la cuenca hídrica y trabajaron alrededor de diferentes zonas para aproximarse a su historia, geografía, cultura y a las relaciones que se tejen en torno al río, pero también a las comunidades que habitan la región, con quienes establecieron un diálogo recurrente. Este análisis les permitió a los estudiantes conocer algunos de los conflictos existentes en torno al río y a los territorios de la cuenca.

Así lo aclaró, durante el acto de presentación del evento, la profesora Teresa Ramírez, de la MOUR, quien además resaltó que estas iniciativas se desarrollaron en el marco del taller de análisis territorial de la maestría y que su pretensión real fue formular un proyecto que contribuyera a replantear la valoración del agua y del uso del suelo para recuperar, finalmente, la vida de las comunidades y especies naturales que habitan ese territorio.

Estudiantes de la Maestría en Ordenamiento Urbano Territorial desarrollaron una investigación y una serie de proyectos alrededor de las problemáticas sobre agua y territorio de la cuenca media del río Magdalena. Foto: especiales.semana.com

“Si bien están motivados por la esperanza no pretenden, en ningún caso, una intervención lejana o imposible en el Magdalena por parte del Estado. Como elemento común, todos los proyectos se sustentan en fortalecer las comunidades para que hagan suyo el río nuevamente y para que, a través de ellas, se dé inicio a las transformaciones en estos territorios”, explicó la docente.

En esta misma línea se ubicó el discurso inaugural del evento, a cargo de la profesora Patricia Rincón, vicedecana de Investigación y Extensión de la Facultad de Artes de la U.N., quien se refirió a la función de intervención que debe cumplir la academia con respecto a las problemáticas asociadas al uso, calidad y aprovechamiento del agua en los territorios. Por eso, aludió a la importancia de seminarios como este que buscan ahondar y discutir las relaciones entre el hombre y la naturaleza en sus distintos niveles.

“Sabemos que la labor académica sobre este tema abarca aspectos tan amplios como el significado del agua en el territorio, la definición histórico-espacial, las implicaciones de su utilización en distintas escalas y dimensiones, la valoración social, la escasez, la posibilidad de decidir las condiciones de aprovisionamiento del agua […]. Cada uno de estos aspectos implica comprender los elementos que definen las distintas relaciones en torno al agua”, comentó la directiva.

Así mismo, aseguró que a pesar de que Colombia posee una inmensa riqueza hídrica, el acceso a ella es inequitativo y crítico en ciertas regiones. Ello, según recalcó, tiene sus orígenes en la gestión institucional, pero también en la comunitaria, en la ciudadana, entre otras razones, pues no ha sido posible asegurar el acceso en igualdad de condiciones para todos.

A su turno, Ana María Camacho, directora de Desarrollo Sectorial del Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio de Colombia, aclaró, como primera medida, que la cartera ministerial de la que hace parte está conformada por dos viceministerios, el de Vivienda y el de Agua. Así lo precisó tras mencionar que a pesar de que esta entidad pública no contiene la palabra “agua” en su nombre, sí es la responsable de formular, dirigir y ejecutar la política pública, planes y proyectos en materia no solo de vivienda urbana, sino también de agua potable y saneamiento básico.

La anterior explicación, debido a que, según la funcionaria, muchas de las dificultades que se producen alrededor de los temas de ordenamiento territorial tienen que ver con este desconocimiento. Acto seguido, habló de los retos que enfrenta el país en materia de ordenamiento territorial y agua, y sobre cómo está en política pública.

En este sentido, presentó el plan director para el sector de agua potable y saneamiento básico que realizó esta cartera hace aproximadamente un año, pues según comentó, dos de sus objetivos son avanzar hacia la universalización y lograr cerrar las brechas entre regiones urbanas y rurales en términos de cobertura y calidad del agua al año 2030.

El profesor Gustavo Peralta, coordinador de la Maestría en Ordenamiento Urbano Territorial, hizo parte del discurso inaugural del III Seminario Internacional de Ordenamiento y Proyecto Territorial. Foto: Sergio Ruiz, Centro de Divulgación y Medios.

“En Colombia, desde los años 90 hemos tenido unos avances importantes en la cobertura y mejora de la calidad de los servicios de agua potable y saneamiento. Sin embargo, hemos llegado a un nivel de estancamiento y hay unas brechas, también, importantes”, reveló Camacho al auditorio.

Para cumplir con los retos, se requieren 62 billones de pesos, según estimaciones del Minvivienda, pues no solo se trata de cobertura sino también de calidad del agua. “Hoy, el 68 % de los municipios de Colombia recibe agua apta para el consumo, pero tenemos un 32 % que tiene agua que posee algún nivel de riesgo.”, declaró la funcionaria.

Algunas de las complejidades que se presentan, según Camacho, para avanzar de manera eficiente en las metas tienen que ver con las malas prácticas de otros sectores que contaminan las fuentes hídricas, como el de agricultura y el industrial.

Así mismo, dijo que “la mayoría de las empresas de servicios de acueducto y alcantarillado no cuentan con buenas prácticas empresariales y, además, hay poca capacidad en la formulación, evaluación y ejecución de proyectos de inversión”. Pese a ello, aseguró que el Minvivienda tiene varios programas de agua y saneamiento que responden a las realidades de las regiones.

Por su parte, Nelson Vargas, subdirector de Hidrología del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), habló del Estudio Nacional del Agua (ENA) 2018, un documento presentado al país el 22 de marzo de este año y que aporta información y conocimiento sobre la oferta, demanda, calidad, riesgo, respuestas hidrológicas a la variabilidad climática, aguas subterráneas y la huella hídrica.

Según Vargas, el ENA es un insumo científico para el desarrollo y productividad del país, pues cuenta con indicadores que evidencian las presiones por uso, afectaciones y criticidad de los sistemas hídricos. En este sentido, el estudio debe constituirse en el soporte de la gestión integral, planificación, formulación de políticas públicas y toma de decisiones en el territorio nacional.

El ENA 2018 establece, por ejemplo, que se redujo la oferta hídrica del país, lo cual indica, así mismo, que hay 391 municipios susceptibles a quedarse sin agua, sobre todo en la zona Caribe, cuyos territorios están en alto riesgo. Este es el caso de La Guajira.

El ENA establece que 391 municipios permanecen en riesgo de desabastecimiento de agua. Fuente: elespectador.com.

El informe también relata que las zonas inundables poco a poco han sido trasformadas –algunas– en territorios agropecuarios o en áreas periféricas que están siendo incorporadas a las zonas urbanas mediante un proceso gradual de urbanización o de cambio del uso del suelo. El resultado de este fenómeno: 3’200.000 personas en el país viven en lugares con riesgo de inundaciones.

Frente a esta problemática, el directivo dijo que el problema es de orden territorial. “Los problemas no son solo de pronósticos, sino que la mayor parte de los problemas del país en este tema son de ordenamiento territorial. Nosotros ocupamos las zonas de inundación, nos ubicamos en las zonas de amenazas de crecientes súbitas, y no es porque no tengamos la información”, reafirmó.

El estudio también revela cifras alarmantes con respecto a la masa glaciar colombiana, pues en el trascurso de los últimos 30 años se redujo 56 % y en la última década, 22 %. Entre 2016 y 2017, el país perdió 2,5 kilómetros cuadrados de glaciar, es decir, 6,4% de su área.

Para concluir su intervención, dijo: “tenemos la necesidad de aumentar el conocimiento sobre el agua subterránea para poder hacer uso conjunto de agua superficial y subterránea, tenemos que explorar nuevas formas de abastecimiento de agua para las zonas con problemas de necesidad como La Guajira, tenemos que resolver los problemas de calidad y riesgo factible en un corto tiempo. Los invito a que consulten este estudio, porque recuerden que el problema del agua es un problema de todos”

El evento, que duró dos días en los cuales confluyeron expertos internacionales en el tema, contó con la asistencia del Centro de Divulgación y Medios de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia, un actor clave en los procesos de divulgación del conocimiento producido –principalmente– en la academia.